Autor Jorge Díaz

Los dueños de los Renault Laguna quieren convertir su coche en un Chrysler 300C, estos a la vez quieren convertir su 300C en un Phantom. Esto es tan confuso como este Mazda RX-8 “Tuneado” al estilo Ferrari. El RX-8 no es un mal coche, pero no hay comparación con un Ferrari, por eso esta persona ha querido saber como se siente conducir un Ferrari, eso sí, con un motor rotativo que no le llega ni a los talones a un V12 de la casa italiana, ni la espectacularidad de un cavallino, pero bueno, a lo mejor el tipo se cree…