Cómo desprestigiar la seguridad de la Fórmula 1, por la Iglesia

9
Accidente Robert Kubica Canada

No sé si esto habrá causado un poco de vergüenza en el Vaticano o en la propia Iglesia,pero si no lo ha hecho, debería hacerlo. La Iglesia cree que lo que salvó a Robert Kubica de su accidente en Canadá no fueron las medidas de seguridad de su BMW Sauber F1, sino un milagro obrado por el difunto Papa Juan Pablo II, que está inscrito en el casco del polaco. Tal es esta historia, que el Vaticano podría llamar a Kubica para que testimoniase sobre su accidente, por si hubiese sentido o visto algo extraño.

Noticias como esta parecen tirar a la basura muchos, muchísimos años de trabajo, de esfuerzo por parte de miles de ingenieros y expertos en seguridad. Cómo no, también se tiran millones de euros, cantidades estratosféricas gastadas para mejorar la seguridad de la Fórmula 1. Elementos como el Hans de los pilotos (parte que resguarda el cuello) fue el elemento de seguridad que le salvó la vida a Kubica, el que le retuvo el cuello de esas horribles fuerzas de la física, y el que debería tener todo el protagonismo.

No soy quién para juzgar, pero muchos deberían ser más humildes y aprender de los valores de muchas personas que se han dejado la piel en otros, un poco de reconocimiento no vendría mal.

Vía: El Mundo