Cómo destruir la Fórmula 1, por Max Mosley

0

BMW F1

El título seguro que resume la visión de casi todos los fans de la Fórmula 1, porque si los planes del presidente de la FIA Max Mosley se llevan a cabo, al final las carreras de caracoles darán más emoción. La cosa se plantea así:

Max quiere que en el 2011 los F1 adopten motores V6 de 2.2 litros, revoluciones limitadas a 10.000rpm y corriendo con biofuel, ¡y con un mínimo de 5 grandes premios! Todo esto, bajo la promesa de reducción de costes y una mejor relación con el medio ambiente (A mi modo de ver, ésto último es de lo más hipócrita que se puede tomar)

La cosa no acaba ahí, sino que quiere convertir los monoplazas a tracción total, unos botones de potencia extra que -según nos cuentan- no podría estar funcionando más de 13 segundos por vuelta. Y si fuese poco, la aerodinámica estará muy controlada, incluso con limitaciones en el túnel de viento. Y esto es con la idea de… ¿Seguridad?

Esto se puede ver de muchas maneras, pero lo curioso es que firmas como Volkswagen o Ford han recibido también esta carta, por lo que podríamos suponer que todo esto se hace para facilitar de entrada a otras firmas de automóviles, porque no me acabo de creer que todo esto sea por el medio ambiente y el ahorro de costes. De igual manera, la propuesta es tan descabellada, tan surrealista, que parece imposible que se lleve a cabo, pero con el señor Mosley, todo es posible.

Curioso es ver cómo de un tiempo a otro la F1 ha ido de mal en peor, hace nada podíamos disfrutar de carreras más abiertas, motores V10 o incluso V12 y sin tanta necesidad de apoyos aerodinámicos. ¿Tendrá algo que ver el puesto de presidente de Max Mosley? Yo lo tengo claro…

Vía: Motor Authority