BMW Z4 2008, la última resistencia antes del adiós

0
BMW Z4 2008

Por aquí siempre se dice… ¿para qué cambiar algo si funciona bien? Sólo puede haber una respuesta clara, concisa y segura de sí misma: para ir a mejor. ¿Se puede ir a mejor sustituyendo al Z4 por otro que llevará su insignia pero nada más? Si ellos lo hacen, razones tendrán, pero igualmente BMW presenta la última versión de su roadster-coupé más elegante, el Z4, el cual estará en venta durante y exclusivamente el año que viene.

Si te has perdido, recuerdo que a principios del 2009 BMW dejará de fabricar el Z4 tal y como lo conocemos para comercializar un modelo totalmente nuevo con un precio mayor y con, evidentemente, más calidad. El principal por qué es por el añadido de una versión inferior, suponemos que un renovado Z3, y que para hacer un hueco conjunto entre el pequeño, el mediano y el grande (Z9), hay que tocar el mercado.

Los principales cambios se encuentran en los motores de seis cilindros, que han sido equipados con la tecnología EfficientDynamics, que junto a una transmisión posterior de menor fricción, aumenta las prestaciones y disminuye el consumo considerablemente, dejando una vez más al Z4 con la mejor relación prestaciones-consumo del mercado en sus categorías. El más potente -exceptuando la versión M-, el 3.0si, no pasa de los 8.7 litros en su versión coupé y baja ligeramente en el roadster, ocurriendo lo mismo en el 2.5si, esta vez de 8.3 litros, y dejando a la versión de cuatro cilindros con un consumo bajísimo: 7.4 litros a los 100km.

Con esta interesante lista, el Z4 2008 se presenta con dos niveles de equipamiento: Exclusive y Sport. El primero cuenta con todo a lo que estamos acostumbrados cuando hablamos de confort y derroche de calidad de la firma germana, asientos calefactables, espejos en acabado exclusivo, detalles de BMW individual y un volante forrado de cuero es lo primero que nos llama la atención, y lo más interesante que leemos en la nota de prensa. Por su parte, la versión Sport cuenta con todo esto y además unos asientos deportivos exclusivos de la división M.

Exteriormente cuenta con los siguientes colores metalizados: Monacoblau, Saphirschwarz, Spacegrau, Stratusgrau y Titansilber, lo que viene siendo azul oscuro – gris oscuro – gris claro – gris dorado y gris plateado, si me memoria no me falla. En el interior estamos casi en lo de siempre, con el añadido del cuero Walknappa, y que como petición a los responsables de prensa, pedimos que acompañen todo esto con imágenes porque de poco nos sirve.

BMW habla de una mayor economía gracias fundamentalmente a una reducción de 1.492 euros en el precio final de la versión 2.5 roadster, nada del otro mundo, pero menos da una piedra… ¿no?

Estaremos al tanto y esperando a que BMW publique al menos algunas fotografías oficiales, aunque si de estética no cambia nada, los colores son todos los mismos y apenas hay diferencias… no esperemos mucho.

Vía: BMW