Historia del BMW Serie 7 y su 30 aniversario

16
Historia del BMW Serie 7

Durante este mes se cumplirá la tercera década desde que BMW decidiese crear un nuevo segmento de automóviles nunca antes visto por ellos, algo que se saliese de las habituales berlinas medias (Serie 5) y de los habituales coupés pequeños y grandes (Serie 3 y Serie 6). Por ello, los ingenieros y jefes decidieron crear una berlina de alta gama, que rompiese con lo escrito y poder darle a gente de un poder adquisitivo considerable la oportunidad de conducr algo adapado a ellos.

Esa fue la idea principal por la que surgió el Serie 7, que en sus inicios fue poco más que un Serie 6 convertido a berlina y con distintas motorizaciones, pero que, con el tiempo, se fue convirtiendo en el buque insignia de la marca y en su escaparate.

Paul Bracq, jefe de diseño, fue el encargado dedar el visto bueno al nuevo proyecto, que a lo largo de estas tres décadas se ha dividido en cuatro modelos:

Serie 7 E23 (1977-1986)

Historia del BMW Serie 7

Historia del BMW Serie 7

Fue el primero, el inicio, el comienzo de la gran historia. Con un diseño basado en el Serie 6 de la época, constituyó el reto principal de BMW, que contó con 3 modelos: 728i, 732i y 735i, llegando éste último a los 220 caballos, con un seis cilindros en línea. Más tarde, en la década de los 80, se le fueron incorporando mejoras al mismo motor que el más alto de aquel entonces, sacando el 735i y el 745i, de 215 y 252 caballos respectivamente, contando este último con una apasionante novedad: había una versión automática.

Gracias a la construcción y desarrollo paralelo del Serie 6, el buque insignia que ya era por aquel entonces contaba con un fuerte pilar de apoyo. El éxito cosechado dio lugar a que, 9 años más tarde de su lanzamiento (se dice pronto), se lanzase la renovación el E32.

Serie 7 E32 (1987-1994)

Historia del BMW Serie 7

La tecnología había avanzado, el éxito del E23 había sido inconmensurable, y definitivamente, la clientela pedía a gritos más calidad y cantidad. Por ello, el E32 dio un gran salto de calidad y de mecánica, ofreciendo motorizaciones nunca vistas hasta entonces, y sacando al mercado palabars mucho mayores.

Desde su salida al mercado contó con las versiones básicas, incluyendo una caja automática opcional para el 730i y el 735i, que ya exprimían a base de bien el seis cilindros en línea que llevaba galopando desde hacía décadas. Durante ese año este lanzamiento se vio ligeramente eclipsado por la aparición del M3 E30, que sería el comienzo de un gran mito.

Pero al año siguiente todo cambió. Si de por sí la gente estaba muy interesada en el Serie 7, especialmente altos cargos ejecutivos y personalidades de gobiernos mundiales, BMW hizo algo que debió hacer antes y lanzó al mercado el temible 750iL. Esta versión contaba con dos radicales nuevos, la inserción de un motor V12 en la gama y de la creación del primer 7 Limusina, que añadía un extra de longitud bastante grande (primera foto). Dos años más tarde, se lanzaba la versión sedán estándar con el mismo motor, para hacer las delicias de todos.

Conforme pasaron los años se renovaron las versiones, y es en el 1992 cuando llega otra marca importante: llegan los V8. El S6 del 730i y el 740i fueron sustituidos por el mismo motor V8 de distinta cilindrada, un cambio importante que añadió mucha estabilidad y presencia a la berlina de lujo. En el año 1994, empezó la historia del E38, posiblemente el Serie 7 más conocido.

E38 (1995-2001)

Historia del BMW Serie 7

Historia del BMW Serie 7

¿Creías que el Serie 7 era inmejorable? ¿Acaso pensabas que ese famoso V12 bifaro de 300 caballos, daba tanto miedo a los diseñadores como para no atreverse a mejorarlo? Estabas equivocado.

BMW lo volvió a hacer, si todos estaban contentos con el E32, el E38 rompió moldes, creo un nuevo concepto de superberlina, y si por aquel entonces una marca estableció el listón a su gusto, fue la alemana.

En esta versión aparecieron, además de todas las mejoras ya vistas, como los V12 y las cajas automáticas, se implantó una calidad y equipamiento poco vista antes, y entonces el cuero, el teléfono, el climatizador o la televisión se convirtieron en algo cotidiano para los usuarios del Serie 7 de la época.

Con esta versión se lanzó la versión L del 740i, que ya contaba con un V8 de más de 280 caballos, que un par de años más tarde encontró su contrario en el retorno del seis cilindros en línea, en el 728i.

En su último año de vida, el 2001, se lanzaron prácticamente todas las versiones renovadas en un restyling con niveles de equipamiento y lujo que superaban todo lo visto hasta entonces, xenón, televisión de altísima calidad junto a GPS integrado, climatizador bizona, asientos totalmente calefactables, y en general, un nivel de acabados y motores que contribuyeron a darle la excelente fama que tiene BMW en la actualidad.

En esta versión fue donde los diésel cobraron vida propia, otorgando como máximo exponente al 740d, un V8 de 250 caballos que dejaba en ridículo a más de un gasolina equiparable, con una exquisited y sonido tremendos.

Considerado como el Serie 7 más bello y elegante, dejó paso al E65, diseñado por Bangle, que para muchos fue una de las decepciones más grandes que ha dado la firma alemana en los últimos tiempos.

Serie 7 E65-E66 (2002-presente)

Historia del BMW Serie 7

Historia del BMW Serie 7

Historia del BMW Serie 7

La renovación del E38, el E65 (primera foto), a pesar de ser una tremenda decepción en cuanto a diseño para muchos, no por ello dejó de ser un aumento extraordinario en niveles de calidad y motorizaciones, y que a pesar de verse eclipesado por una renovadísima Serie 5, siguió liderando la marca.

La principal novedad, dejando evidentemente a un lado el añadido de nuevos niveles de equipamiento, llantas, acabados, nuevas tecnologías… fue la inserción del 760i, la versión que dejaría al actual tope, el 750i, por los suelos. Su motor fue el renovado V12, pero elevado hasta los 438 caballos.

Un año más tarde de su puesta en venta apareció su viejo hermano, del que partió y el que prácicamente le dio la vida, el Serie 6. Lanzado como un concepto diferente, consiguieron tener esta vez diseños totalmente distintos para mercados que no tenían nada que ver, consagrándose como auténticos éxitos ambos, especialmente gracias a la mejoría en diseño que llegó con el Serie 7 E66 (últimas fotografías), donde se aprecia un notable cambio.

El presente es algo que sabemos todos, se avecina un nuevo modelo para dentro de un par de años, y mientras tanto tenemos la primera versión limpia de hidrógeno, quizás lo más remarcable de la última década, entre otras muchas cosas.

El BMW Serie 7 es algo más que una berlina de lujo, es el semblante de superación y espíritu de BMW, el significado de esfuerzo, trabajo y dedicación. Lo que en un principio fue una simple conversión para ofrecer a selectos clientes una nueva gama de berlinas acabó siendo un referente mundial en lujo y consagrando al Serie 7, como mínimo, entre los primeros de su segmento.

Y lo que queda…