Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Un comercial se niega a vender un Corvette a un hombre con cáncer

Un comercial se niega a vender un Corvette a un hombre con cáncer

Un comercial se niega a vender un Corvette a un hombre con cáncer

Comprar un Corvette, ese era el único deseo de un hombre que había soñado con el superdeportivo americano desde que era un niño, un hombre que a mediana edad fue diagnosticado de cáncer en la mandíbula por el cual tuvo que ser operado y obligado a vivir con la parte baja de la cara deformada hasta el fin de sus días.

Como ves, estamos ante un caso un poco trágico, pero precisamente cuando más oscura se vuelve la vida, peor se puede poner aunque no te lo creas. Precisamente una mañana este señor decidió recapacitar sobre su estado y viendo que prácticamente estaba solo en la vida decidió hacer una de esas locuras que todos deberíamos permitirnos aunque solo fuese por una vez.

El señor se armó de valor y decidió que, al terminar su jornada laboral iría a un concesionario oficial Chevrolet con autorización para vender un Corvette a gastar todos los ahorros de su vida en un sueño que había tenido desde niño. Como ves, aunque con una situación bastante desfavorable, el consiguió armarse de valor y positivismo y mirar hacia delante.

Cuál fue su sorpresa cuando al llegar al concesionario después de un duro día de trabajo como repartidor, al entrar por las puertas vestido aun con la ropa de trabajo sucia y con un aspecto drásticamente dañado por el cáncer el gerente del negocio le negó la compra de su preciado Corvette, el cual iba a pagar en efectivo, y le instó a marcharse de inmediato

El pobre hombre con su sueño roto decidió volver por el camino que le había llevado hasta el concesionario sin necesidad de formar un escándalo y demostrando lo buen hombre que había sido durante toda su vida. Este señor finalmente encontró el último de sus días unas semanas después sin haber podido comprar su preciado superdeportivo.

Sin lugar a dudas una historia más que triste. Lamentablemente no se sabe muy bien en qué concesionario ocurrió esta terrible historia, una historia que en esta ocasión ocurrió en Estados Unidos y que de vez en cuando aún sucede en muchos lugares del planeta. ¿Te ha ocurrido alguna vez? ¿Sabes de alguien a quién le haya ocurrido? Cuéntanos tu experiencia

Vía: jalopnik

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario

  • mncls

    Yo despediría a dicho vendedor con efectos inmediatos.

  • Ruben

    Tampoco hay que extradramatizar y hacer una noticia sensacionalista por que siempre funciona. Es facil, que se lo compre en otro concesionario y luego se pase a saludar con su corvette al tio q perdio su venta. FIN

  • manuel

    se de un hombre que fue con ropa del trabajo a comprarse un audi TT a tocateja y pasaron de él por su aspecto. Al día siguiente fue al concesionario con su nuevo nissan 370z a reírse de los vendedores de audi.

  • Lancoste

    estoy contigo, pero no solo por haber perdido la venta de un corvette. Lamentablemente el informante no ha dicho nada sobre el concesionario en concreto

  • Vood79

    Sin ser un caso igual en cuanto al articulo pero si en cuanto a falta de educación, poca vista y discriminación por las apariencias.

    Un amigo mio, entro en una tienda a comprarse ropa que le apetecía, (concretamente un par de pantalones, un par de camisetas, un par de polos y una cazadora, el valor aunque no sea el caso, era de unos 3000e aprox. y si mi amigo tiene un negocio familiar y una cuenta con muchos ceros…) en una prestigiosa tienda del lugar, pero en bermudas y chanclas porque estábamos en verano y cada uno viste como quiere.
    La tienda estaba con unas 6 personas, y la dueña, cuando lo vio entrar, dejo de atender a unos clientes para acompañar amablemente a mi amigo a la salida, diciéndole que no creía que en susodicha tienda hubiera nada que el pudiera pagar.
    Con toda la educación del mundo, después de soltar una carcajada, insto a todos los clientes de la tienda a que abandonaran el local y dejaran todas las prendas que pretendían comprar, puesto que el en ese mismo instante acababa de adquirir toda la ropa que tuviera en la tienda y almacén y como no había genero debían abandonarla para que le atendieran y pudiera pagar la compra que acababa de realizar.
    Saco su tarjeta de crédito, de esas que al verla te das cuenta de a quien puedes llegar a tener delante, y le dijo textualmente: “Mire he tomado la decisión de adquirir todos los artículos que pueda usted tener en venta en este establecimiento, así que agradecería que cierre usted el local para poder acabar con la compra”.
    La dueña, sonrojada, pidiendo disculpas, nerviosa por la situación y después de haberlo comprobado la identidad de mi amigo, accedió a cerrar la tienda para el y acabar con la venta.
    Una vez hubo cerrado la tienda para atender a mi amigo y su novia, el cogió y le dijo: “Ahora sabrá tratar a todas las personas que entre en su negocio con educación y respeto como hacemos el resto de los empresarios, porque las apariencias de las personas no te dicen como ni quienes son así que por favor, ábrame la puerta que yo a usted no le voy a comprar nada ni ahora ni en el futuro”…
    La mujer no hacia mas que pedir perdón y que no se lo tomara así, pero el se negó y compro en la competencia sus caprichos de moda.
    Moraleja, no juzgues a las personas por sus apariencias, puedes perder mas que ganar…

  • Lancoste

    Perfecto ejemplo de lo que personalmente intentaba relatar en la entrada. Quizás en ciertas ocasiones sea dificil tratar a las personas pero no por tener una tienda donde vendas artículos de lujo te puedas permitir ciertas licencias respecto a la indumentaria de tus compradores.