Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Un comercial se niega a vender un Corvette a un hombre con cáncer

Un comercial se niega a vender un Corvette a un hombre con cáncer

Foto de Un comercial se niega a vender un Corvette a un hombre con cáncer

Comprar un Corvette, ese era el único deseo de un hombre que había soñado con el superdeportivo americano desde que era un niño, un hombre que a mediana edad fue diagnosticado de cáncer en la mandíbula por el cual tuvo que ser operado y obligado a vivir con la parte baja de la cara deformada hasta el fin de sus días.

Como ves, estamos ante un caso un poco trágico, pero precisamente cuando más oscura se vuelve la vida, peor se puede poner aunque no te lo creas. Precisamente una mañana este señor decidió recapacitar sobre su estado y viendo que prácticamente estaba solo en la vida decidió hacer una de esas locuras que todos deberíamos permitirnos aunque solo fuese por una vez.

El señor se armó de valor y decidió que, al terminar su jornada laboral iría a un concesionario oficial Chevrolet con autorización para vender un Corvette a gastar todos los ahorros de su vida en un sueño que había tenido desde niño. Como ves, aunque con una situación bastante desfavorable, el consiguió armarse de valor y positivismo y mirar hacia delante.

Cuál fue su sorpresa cuando al llegar al concesionario después de un duro día de trabajo como repartidor, al entrar por las puertas vestido aun con la ropa de trabajo sucia y con un aspecto drásticamente dañado por el cáncer el gerente del negocio le negó la compra de su preciado Corvette, el cual iba a pagar en efectivo, y le instó a marcharse de inmediato

El pobre hombre con su sueño roto decidió volver por el camino que le había llevado hasta el concesionario sin necesidad de formar un escándalo y demostrando lo buen hombre que había sido durante toda su vida. Este señor finalmente encontró el último de sus días unas semanas después sin haber podido comprar su preciado superdeportivo.

Sin lugar a dudas una historia más que triste. Lamentablemente no se sabe muy bien en qué concesionario ocurrió esta terrible historia, una historia que en esta ocasión ocurrió en Estados Unidos y que de vez en cuando aún sucede en muchos lugares del planeta. ¿Te ha ocurrido alguna vez? ¿Sabes de alguien a quién le haya ocurrido? Cuéntanos tu experiencia

Vía: jalopnik

Anímate y déjanos tu comentario

  • Lancoste

    Perfecto ejemplo de lo que personalmente intentaba relatar en la entrada. Quizás en ciertas ocasiones sea dificil tratar a las personas pero no por tener una tienda donde vendas artículos de lujo te puedas permitir ciertas licencias respecto a la indumentaria de tus compradores.