Alfa 147 GTA, Volkswagen Golf IV R32 y Ford Focus RS, analizados en Top Gear

1
Alfa 147 GTA, Volkswagen Golf R32, Ford Focus RS

Como habréis notado últimamente, me he dedicado a poner algunos análisis de coches deportivos en Top Gear que actualmente no están a la venta, pero que, hace no mucho tiempo, lo estaban.

Hoy le toca el turno a tres compactos que hace no muchos años, eran los más rápidos de su segmento y tenían -y tienen- el orgullo de contar con unas mecánicas y un chasis impecable, unido a un diseño que no dejaba indiferente a nadie, por mucho que sus versiones más básicas se vieran -y vean- frecuentemente por la calle.

Os hablo del trío Alfa 147 GTA, Volkswagen Golf IV R32 y Ford Focus RS, tres coches que no han pasado desapercibidos en la historia del automóvil.


El Alfa 147 GTA, contaba con un motor V6 de 3.2 litros atmosférico de 250 CV con un par motor de 300 Nm, que también se empleaba en el mítico 156 GTA. Hacía el 0-100 Km/h en 6,3 segundos y tenía una velocidad máxima de 246 Km/h. Su tracción era delantera.

El Volkswagen Golf IV R32 contaba con un motor V6 de 3.2 litros, pero con 241 CV y un par motor de 320 Nm. Hacía el 0-100 Km/h en 6,6 segundos y tenía una velocidad máxima de 247 Km/h, así como un consumo notablemente más contenido que el 147 GTA si tenemos en cuenta la similitud de potencia, pero evidentemente, quien se compra o compraba un coche de este tipo, no es algo que le importase, como tampoco lo haría el espacio interior o la habitabilidad. Mención especial al diseño del R32, Volkswagen acertó de pleno con él, consiguiendo mezclar la discrección, la agresividad y el buen gusto. Tan buen trabajo hizo, que hoy en día hay gente que incluso prefiere el R32 IV al R32 V por diseño. Su tracción era total (4Motion).

Finalmente, pasemos con el Focus RS. Contaba con un motor 2.0 duratec con turbocompresor con una potencia de 215 CV y un par motor de 310 Nm. Gracias a un excelente chasis, le permitía suplir esa carencia de potencia que guardaba respecto a sus principales rivales y ponerse a la altura de los mismos. Hacía el 0-100 Km/h en 6,7 segudos y tenía una velocidad punta de 232 Km/h, y naturalmente, el que más contenidos tenía los consumos de los tres. Su tracción era delantera.

A continuación, el vídeo: