Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 1)

Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 1)

Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 1)

Como bien sabes, Ford lanzó hace unos meses la última generación de uno de los compactos de moda a nivel mundial, compacto que tras varias semanas de espera al fin ha pasado por nuestras manos para demostrarnos de lo que es capaz y, por qué no, dejarnos con la boca abierta con un nivel tecnológico más propio de vehículos de otro segmento y precio.

Si bien en un primer vistazo quizás estéticamente el nuevo Ford Focus no sea todo lo agraciado que en un principio nos hubiera gustado aunque, como siempre, todo vuelve a ser cuestión de gustos algo que, finalmente pasará a un segundo plano una vez abramos sus puertas y gustosamente pasemos a su interior, mucho más agraciado y sorprendente de lo que en un principio pudiéramos suponer.

Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 1)

Estética


Como puedes ver, la unidad cedida por Ford para nuestra prueba se caracterizaba por algo tan simple como un color rojizo más que interesante y que ayuda digerir un poco mejor sus curiosas formas a las que, al igual que años anteriores con otra clase de rivales, habrá que acostumbrarse a base de ver más y más Focus rodando por nuestras carreteras.

En cuanto al diseño, inicialmente llama especialmente la atención el diseño de unas ópticas delanteras, muy grandes y con luces LED incorporadas y situadas en la parte superior de las mismas, unas ópticas muy modernas que sin lugar a dudas contrastan con la extraña forma en las que se han diseñado las entradas de aire delanteras, quizás lo más extraño y a lo que más tardaremos en acostumbrarnos.

Fijándonos en el lateral del vehículo, curiosamente me ha llamado mucho la atención el diseño de las llantas de 17 pulgadas que montaba la unidad de pruebas, sin lugar a dudas mucho más llamativas en vivo y en directo que en las fotos. Como detalle quizás no sea muy partidario de los cristales traseros oscuros, sobre todo cuando el interior está conformado tal y como se muestra en la unidad de pruebas, aunque he de reconocer que estéticamente es un “extra” que le sienta realmente bien al nuevo Focus

En la parte trasera, lo más llamativo vuelven a ser los enormes faros traseros conformados a partes iguales entre luces LED y halógenos, faros que muestran unas formas un tanto extrañas pero que unidos a un spoiler de techo enorme otorgan cierto carácter de distinción y deportividad a un modelo que aún tiene que sorprendernos mucho más para conseguir precisamente lo que Ford quiere, aumentar las ventas de uno de sus vehículos estrella.

Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 1)

Estamos ante un coche que nos muestra una imagen de Ford mucho más seria y elegante de lo que nos gustaría ver en un Focus, aun así, para los que quieran una imagen mucho más deportiva para su compacto Ford todavía tienen una solución a corto plazo, esperar la llegada de la nueva generación ST donde se mostrará un modelo mucho más deportivo y con prestaciones a la altura.

Interior


Una vez damos nuestra vuelta de rigor a un vehículo que quizás no nos haya llamado la atención estéticamente hablando, toca el turno de adentrarnos en su habitáculo. Para ello, tomamos su llave, abrimos la puerta y ahora si que descubrimos un habitáculo lleno de detalles, luces y sobre todo botones, hasta el punto de dejarnos perplejos a mí y sobre todo a mi acompañante que en esta ocasión me mira con cara de “¿y esto qué es?”.

Curiosamente necesitamos un momento para adaptarnos, acabamos de bajarnos de un Kia Ceed (parte 1, parte 2) con un habitáculo de lo más simple y directo para montarnos en un habitáculo lleno de botones en el que lo primero en sorprendernos son las pantallas tanto del ordenador de abordo como del navegador, esta última de 5 pulgadas, tamaño que puede parecer algo pequeño frente a la consola central.

Hay que reconocer que Ford ha conseguido uno de los habitáculos más llamativos y sobre todo modernos que se pueden encontrar hoy día en el mundo de los compactos, un habitáculo que si por algo destaca es por la enorme calidad de todos sus detalles comparando este modelo con la generación anterior.

Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 1)

Por ejemplo, tenemos que destacar el tacto gomoso pero agradable de todo el salpicadero, algo que ya nos orienta sobre la enorme calidad del habitáculo al completo, tacto que contrasta con los acabados en cuero Individual de los asientos. Por contra los plásticos duros presentes alrededor de la pantalla del navegador, bajo el salpicadero o en la parte baja de las puertas deberían mejorarse en futuras versiones.

Verdaderamente el propietario de un Ford Focus de última generación no puede quejarse para nada sobre los acabados de su vehículo y mucho menos de su postura de conducción siempre y cuando te guste conducir bien bajito. A todo esto contribuye un asiento del conductor con reglajes eléctricos y una buena sujeción lateral o sobre todo un volante que puede ajustarse tanto en altura como en profundidad.

Precisamente tras el volante nos encontramos con un cuadro de instrumentos en color azul cielo coronado por un enorme ordenador de a bordo, quizás el más completo con el que me he topado hasta ahora, en el que se muestran multitud de detalles como los habituales medidores de consumo medio, instantáneo, autonomía… hasta un asistente que evalúa nuestra forma de conducir y nos da consejos para hacerlo mucho mejor, algo realmente sorprendente y que personalmente me ha llamado mucho la atención.

Todo esto se maneja desde el control situado a la izquierda del volante mientras que el navegador, teléfono, sistema de audio… se maneja desde el control derecho. Como puedes ver, ambos prácticamente idénticos. Gracias a Dios los menús por los que has de moverte son más que intuitivos y con una navegación muy fácil, algo que es de agradecer.

Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 1)

Bajo este par de controles encontramos, a la izquierda las teclas para el control de crucero y limitador de velocidad mientras que a la derecha encontramos la propias para hacer lo imprescindible con el equipo de sonido, subir y bajar volumen, cambiar de pista y órdenes vocales.

Si nos centramos en la consola central, bajo la pantalla de cinco pulgadas observamos un completo equipo de sonido flanqueado por dos grandes aireadores, un enorme artefacto claramente orientado al conductor donde tanto botón, al principio, puede llegar a desconcertar un poco. Tras varias horas al volante finalmente acabas por acostumbrarte y saber perfectamente dónde encontrar todo lo que buscas muy rápida e intuitivamente. Bajo este y en una posición un tanto baja encontramos el climatizador y los botones de desempañado, sensores de aparcamiento y el asistente automático de aparcamiento.

Dejando de lado ese halo tecnológico que tendrá que enfrentar el conductor pasamos a las plazas traseras, plazas que me ha llamado mucho la atención ya que, si Ford saca pecho de un vehículo mayor a su predecesor verdaderamente en las plazas traseras no me ha dado impresión de que puedas ir mucho más cómodo y amplio. Como detalle, destacar por ejemplo el apoyabrazos central o la toma de 12 voltios. Por el contrario, una vez más el ocupante de la plaza central tendrá que sufrir un asiento mucho más duro e incómodo que los otros dos.

Finalmente tenemos que hablar del maletero, un espacio que precisamente destaca por una boca de carga muy baja para facilitar la carga de bultos en un espacio muy regular que destaca, según Ford, por sus 363 litros de capacidad que pueden elevarse hasta los 1.148 litros si abatimos los asientos posteriores.

Enlaces: Prueba Ford Focus Titanium 1.6 TDCi 115 caballos (parte 2)
Fotos | SMJ

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario