Opel GT, desde la feria del automóvil de Valencia

0

Oppel GT

Francamente, no podía creerme que estuviera abierto -estando coches de categoría notablemente inferior cerrados-, así que fuí rápidamente una vez que lo comprobé con mis ojos, para montarme en él y hacer una pequeña sesión de fotos. ¿Qué decir de él? Simplemente, impresionante.

Un puesto de conducción bastante bajo, aparentemente cómodo y agradable, tracción posterior, un diseño excepcional, un equipamiento bueno y un precio muy ajustado (relación equipamiento/potencia). ¿Qué más se puede pedir?

Bueno, siendo críticos yo le pondría una pega: que su techo de lona se puede accionar únicamente de forma manual. Si bien el mecanismo encargado de accionarlo automáticamente añade algunos kilos más de peso, es algo que aporta bastante confort.


Por los demás aspectos, sencillamente espectacular, sus asientos me parecieron bastante cómodos a pesar de que no me dieron esa impresión en fotos. La calidad de acabados de su interior no es muy buena, pero es algo que se le puede perdonar si tenemos en cuenta su ajustado precio. Tampoco me acabó mucho de convencer la colocación del freno de mano, que bajo mi punto de vista queda algo alejado del conductor.

Está únicamente disponible con el motor 2.0 Turbo que cuenta con una potencia de 264 CV, que le permite realizar el 0-100 Km/h en 5,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 229 Km/h, todo ello con unas emisiones CO2 de 218 gr/km. El peso del conjunto es de 1.395 kg.

Opel GT, desde la feria del automóvil

14157141611416414167