Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

En MotorAdictos hemos tenido la gran suerte de tener a nuestra disposición nada menos que el Peugeot 407 Coupé, un vehículo simplemente fantástico del que intentaremos comentarte lo mejor posible las impresiones y sensaciones que este Peugeot es capaz de transmitir.

Como puedes ver en las fotos que hay repartidas por toda la entrada el modelo probado es una evolución del primer 407 Coupé. Esta evolución se puede apreciar sobre gracias a ligeros cambios en el exterior, equipamiento e incluso en la gama de motores. Cambios más que suficientes para proclamarse como una alternativa de garantías a vehículos como el Renault Laguna Coupé, BMW Serie 3 Coupé o Audi A5 entre otros.

Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

EXTERIOR


Si nos fijamos en el exterior de este modelo lo primero que llama la atención es su parecido inmediato con la berlina aunque Peugeot ha conseguido un modelo mucho más atractivo nada más detenemos la mirada sobre él gracias a ciertos retoques como una silueta más dinámica amén de ser más ancho y largo.

Por otro lado, seguro que te habrás dado cuenta de ciertos detalles que hacen único a este coupé gracias a elementos como las branquias que hay presentes a ambos lados del paragolpes delantero, unas antinieblas delanteros bastante singulares o faros totalmente diferentes a la berlina.

Al ser un coupé, otro elemento que destaca es su línea lateral con dos grandes puertas, algo que va muy relacionado con el gran peso inherente a ellas al abrir y cerrar desde el interior, algo que seguro te molestará sobre todo en aparcamientos estrechos o calles con pendiente auque a la hora de entrar y salir del vehículo facilitan mucho las cosas tanto a las plazas delanteras como a las traseras.

Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

Las ventanillas no tienen marco mientras que Peugeot ha dotado a este coupé de cristales laminados de serie, cristales que están especialmente creados para reducir insonorizar todo lo posible así como para no hacerse mil trozos tras sufrir un golpe. Al abrir las puertas, los cristales descienden unos centímetros automáticamente para volver a subir al cerrar la puerta garantizando el correcto sellado del vehículo.

En cuanto a las llantas de aleación, algo que puede hacer que tu vehículo gane muchos enteros en su estética, hay que destacar que las atractivas llantas de aleación 18 pulgadas que Peugeot ofrece de serie en toda la gama, con neumáticos Pirelli Pzero en medidas 234/45 R18 que sin duda ayudan mucho a la tracción y manejabilidad del conjunto

En este punto quizás la única queja que se me ha podido ocurrir se encuentra en la parte trasera de este atractivo coupé, concretamente en la altura y acceso al maletero o en la ausencia de un limpialuneta posterior que en ciertas ocasiones adversas puede incluso llegar a comprometer la visibilidad en el interior del vehículo.

Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

INTERIOR


Este es el punto fuerte del 407 Coupé, sobre todo en la unidad probada, ya que aquí es donde la marca del león más ha trabajado sin duda, trabajo por el que Peugeot no tiene ningún problema en cobrarte un “extra” en su precio final sobre todo si lo comparamos con el precio al que la marca vende su 407 berlina.

La verdad tras probar varios coupés rivales de este imponente francés esperaba mucha menos calidad por lo que las grandes terminaciones y materiales empleados en este modelo, algo que me ha sorprendido gratamente sobre todo si nos fijamos en las inserciones en cuero, materiales blandos y aluminio repartidos por toda la carrocería. La tapicería en cuero para los asientos supone un desembolso muy recomendable de 1.440 euros

Ahora bien, si a un interior simplemente perfecto, sobre todo por las enormes butacas que te acogerán perfectamente entre sus enormes orejas cuya regulación se puede obtener fácilmente gracias a su configuración eléctrica, con memoria en el lado del conductor, le añades la insonorización ofrecida por sus cristales laminados obtenemos resultados que hasta ahora solamente nos ofrecían vehículos de teóricamente más alta gama.

Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

En cuanto a las plazas traseras, las delanteras son simplemente increíbles, hay que destacar la amplitud de las mismas siempre y cuando las personas que se monten en la parte trasera no midan más de 1,85 metros de altura. El espacio para las piernas es generoso, y como no hay una quinta plaza, ese espacio se ha aprovechado mucho mejor con elementos como aireadores traseros, bordes que mejoran la sujeción lateral, asideros, portaobjetos…

Pero como todo en esta vida, hay cosas malas, en esta caso por ejemplo los mandos de los elevalunas, sobre todo los situados en la puerta del conductor que, al estar a mi parecer muy retrasados obligan a poner el brazo en una postura antinatural para poder manipularlos con cierta soltura.

Por otro lado, hay una enorme cantidad de botones que sin duda, a menos que lleves conduciendo el coche un tiempo más que prudencial de varias semanas puede ser una potencial fuente de distracciones tanto para conductor y acompañante. Por otro lado, todos los mando están bien situados y la instrumentación es muy legible. Sinceramente, un coche con el que hacer kilómetros y kilómetros de forma muy placentera ya que es uno de los coches más cómodos en los que he tenido el privilegio de montarme.

Prueba Peugeot 407 Coupé 2.0 HDi (Parte 1)

Como curiosidad, destacar que al echar el respaldo de los asientos delanteros hacia delante para poder pasar a las plazas traseras los asientos delanteros se mueven hacia delante para favorecer la entrada automáticamente para, una vez el respaldo vuelva a su sitio volver a moverse hacia atrás hasta su posición habitual.

Para finalizar, destacar la capacidad del maletero, nada menos que 400 litros de capacidad para tu uso y disfrute con el que deberías poder transportar el equipaje de 4 personas sin mayores inconvenientes. Bajo el plano de carga tenemos una rueda de repuesto y lo indispensable para su sustitución. En el mismo maletero podemos encontrar a ambos lados la batería o elementos pertenecientes al equipo de audi JBL que montaba nuestra unidad.

Si quieres saber la respuesta mecánica del Peugeot 407 Coupé equipado con motor 2.0 HDi de 163 caballos no dejes de perderte la segunda parte de la prueba que se publicará mañana mismo.

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario