Marcando el territorio

4

El dueño de este Pontiac Trans Am WS6 parece que, por algún misterioso motivo, tenía la necesidad de marcar su casa, concretamente su garaje. Pero… ¿cómo?

El tener un tracción trasera potenciado por un V8 de más de 300 caballos también tiene sus ventajas, y es que si quieres marcar tu territorio, tan sólo tienes que meter primera, acelerar y frenar a fondo… el resto, magia.

Sobre las consecuencias del coche mejor no hablamos, aunque con un poco de suerte los únicos gastos han sido los kilos y kilos de goma.