Motor, competición y nuevos lanzamientos

Los frenos me chirrían: ¿Qué puedo hacer?

0

En la mecánica, muchos de los indicios de un problema vienen derivados de un ruido, que en ocasiones, de forma más contundente, y en otras de una forma más discreta, se manifiesta y somos nosotros quienes aunque no necesariamente podamos experimentar un comportamiento anómalo en el coche, debemos prestarle atención e intentar solucionarlo en la medida de lo posible.

Hoy vamos a hablar sobre el chirrido de frenos, un problema que a simple vista puede parecer achacable a un par de causas (desgaste de los frenos o cristalización), pero lo cierto es que puede abarcar otras muchas posibles causas y soluciones, que no son especialmente complejas y realizándolas, nos asegurarán que nuestro sistema de frenado estará en buenas condiciones, y sobre todo, algo muy importante: que sea confiable.

Un buen mantenimiento es primordial

Y es que, dentro de los chirridos de frenos, entran en juego muchos factores. El más importante: que nuestra pastilla no esté desgastada y que el chirrido que estemos escuchando sean los avisadores de la misma alertándonos de que debemos realizar un cambio inminente de las mismas por desgaste. Si bien, existen ciertos modelos más nuevos que este tipo de avisador es eléctrico y a través de un sensor nos avisa del inminente reemplazo de las pastillas de freno mediante un mensaje en el cuadro de relojes.

Al margen de esto, uno de los primeros aspectos que deberemos tener en cuenta, es que unos discos de freno considerablemente desgastados no tienen la suficiente capacidad de absorción de calor, y cuando las pastillas friccionan con ellos se generan vibraciones audibles. Otro de los factores puede ser que las pastillas se hayan sometido a una carga de trabajo excesiva para la que fueron diseñados (véase, por ejemplo, frenadas bruscas de forma reiterada o a grandes velocidades). Es por ello que siempre deberemos contar con equipo de frenado acorde a nuestras necesidades. En el caso mencionado, se produce lo que se llama la cristalización de la superficie. En muchas ocasiones, desmontando la pastilla y lijando ligeramente la superficie cristalizada podríamos solventar dicho problema.

Los frenos me chirrían: ¿Qué puedo hacer? 4

Ocurre también en otros casos que la acumulación de suciedad, partículas metálicas o polvo (por ejemplo, de no mover el vehículo durante una temporada) en la superficie de las pastillas ocasionen esos chirridos al rozar con el disco. En este caso, la solución anteriormente propuesta podría servirnos también para solventarlo en determinadas situaciones.

Deberemos revisar también que las pastillas no rocen contra la pinza porque hayan cogido algún tipo de holgura y que la lámina antirruido no esté rota, fuera del sitio o doblada. Así mismo, es muy importante que los componentes de sujección de las mismas estén en buen estado (es decir, que no estén débiles ni rotos). En definitiva, que estén correctamente montadas y ajustadas.

Los frenos me chirrían: ¿Qué puedo hacer? 3

Puede ocurrir también, que en función del tipo de pastilla que montemos, bien sea porque sean de baja calidad o porque estén orientadas a circuito (como puedan ser unas Ferodo DS2500 o DS3000), los chirridos sean algo “normal” y que deberemos tener asumido desde un primer momento, especialmente si montamos por ejemplo las DS3000 que están enfocadas a un uso únicamente de circuito, mientras que las 2500 están más pensadas para uso mixto calle/circuito. Es sólo en los casos mencionados de este párrafo cuando deberemos considerar el chirrido más como una característica molesta que como una preocupación mecánica.

Relacionado