Prueba: Audi Q7 3.0 TDI 272 CV Quattro (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Tras la larga existencia de una primera y muy exitosa generación, el Audi Q7 se ha renovado para adaptarse a las nuevas tendencias del mercado y volver a convertirse en todo un escaparate rodante donde la marca alemana nos muestra hasta dónde puede llegar su tecnología. Desde su lanzamiento, el Q7 de Audi se ha convertido en todo un símbolo de opulencia y poderío magnificado por su presencia y sus generosas dimensiones.

La nueva generación conserva esa imagen poderosa, aunque la adapta a nuestros tiempos, donde pese a su tamaño, los clientes buscan un cierto toque deportivo, que en el caso del Q7 se ha conseguido con una carrocería más musculada y dinámica. Este paso por el gimnasio también se traduce en una reducción de peso en torno a los 300 Kg que sin duda redunda en su comportamiento y consumos.

Otra de las novedades está en el amplísimo catálogo tecnológico que incluye, tanto en sistemas multimedia y de entretenimiento como en asistencia a la conducción. A lo largo de estas líneas te mostraremos todas las novedades que trae bajo el brazo el nuevo Q7 para conservar esa porción de mercado que su predecesor había consolidado.

Diseño

img_8812

Como se puede apreciar, el nuevo Q7 proporciona un aspecto mucho más deportivo que la versión saliente, en parte gracias a unas terminaciones más angulosas que esculpen sus amplios paneles de carrocería. Sus dimensiones se mantienen, incluso disminuyen de forma muy ligera en longitud y anchura con lo que se queda en 5,05 metros de largo, 1,96 metros de ancho y 1,74 metros de alto. La distancia entre ejes se queda en unos generosos 2,99 metros.

En el frontal toman protagonismo las nueva ópticas con tecnología LED cuya función diurna sigue la línea horizontal de la parrilla delantera, que cuenta con un nuevo diseño tridimensional. Este diseño horizontal también lo encontramos en las tomas de aire inferiores, que consiguen aumentar la sensación de anchura del conjunto y le proporciona una gran presencia.

img_8789

Suspensión neumática en su posición más alta

La vista lateral combina una sutil caída de la línea del techo con unas nervaduras ascendentes en el diseño de las puertas y paneles laterales, que se remata con una moldura con la inscripción “Quattro” en la zona baja de la puerta trasera y que evita la monotonía que tendría una zona tan extensa. Nuestra unidad contaba con unas imponentes llantas de 21 pulgadas con neumáticos 285/40.

img_8791

La zaga se remata con un diseño de trazos limpios que, como su antecesor, reparte los pilotos entre el paragolpes y el portón, que cuenta con asistencia eléctrica. Estos pilotos también cuentan con tecnología LED y la ya habitual luz de intermitencia dinámica que comparte con otros modelos de la gama Audi. La zona baja se remata con un difusor que da paso  a dos salidas de escape cromadas de forma rectangular que le sientan realmente bien.

Habitáculo

img_8881

Como era de esperar, el habitáculo del Q7 no nos ha defraudado lo más mínimo, y es que conjuga un nuevo diseño mucho más limpio y elegante con una calidad de materiales y ajustes realmente excepcional. La combinación de cuero, alcántara, aluminio y plásticos de buena calidad conforman un interior de lujo al alcance de un reducido número de coches. Este acabado forma parte del paquete “Audi Design Selection” que equipaba nuestra unidad.

Al entrar, un sistema eléctrico se encargará de terminar de cerrar las puertas si no hemos aplicado la fuerza suficiente, y una infinidad de ajustes también eléctricos nos ayudarán a encontrar la postura adecuada de los asientos. Las dos primeras filas cuentan con calefacción en los asientos, y los delanteros además posibilidad de expulsar aire frío y distintas funciones de masaje.

img_8901

El puesto de conducción es cómodo y completo, con todos los mandos a mano y de fácil accionamiento. El amplio abanico de sistemas requiere por parte del conductor un periodo de aprendizaje que será mayor o menor en función de lo familiarizado que esté con las nuevas tecnologías. Una vez superado se puede exprimir al máximo, y permite un amplio grado de personalización. El cuadro de instrumentos en opción -732 euros- puede disponer de una pantalla de 12,3 pulgadas en la que proyectar toda la información de que se disponga, incluidas las indicaciones del navegador sobre un mapa a color, una opción más que recomendable.

El resto de funciones se trasladan a una pantalla que emerge del interior del salpicadero y que se controla desde la consola central a través de una botonera y un panel táctil que forman parte de la última evolución del sistema MMI de Audi. La palanca del cambio automático está diseñada para utilizarse como apoyo para un manejo más cómodo del MMI, aunque eso haga que su propia ergonomía de accionamiento no sea la más ideal. La dotación de nuestra unidad de pruebas incluía sintonizador de televisión y un imponente equipo de sonido de 23 altavoces firmado por Bang&Olufsen que proporciona una calidad y potencia de sonido que personalmente nunca había experimentado en el interior de un coche.

img_8897

Su diseño minimalista deja poco espacio para los botones, que se desplazan hacia el volante multifunción –también calefactado- y en una pequeña línea sobre la generosa pantalla del climatizador de cuatro zonas.

La segunda fila de asientos destaca por su amplitud en todas las cotas, donde tres adultos de gran estatura se podrán acomodar sin problema. El ocupante de la central tendrá que lidiar con el habitual túnel de transmisión. Estas plazas cuentan con iluminación, climatización independiente con un mando individual y se pueden regular tanto longitudinalmente -11 cm- como en inclinación de los respaldos.

img_8852

La tercera fila cuenta con dos asientos que permanecen ocultos bajo el piso del maletero hasta que los hacemos emerger de forma eléctrica gracias a los botones situados en el lateral del maletero o junto a la puerta trasera. Estas plazas no son cómodas para ocupantes de más de 1,70 de altura, pero cumplen con creces su función e incluyen anclajes ISOFIX al igual que los de la fila anterior.

img_8843

El maletero con cinco plazas disponibles es de 770 litros, que se quedan en 295 litros si necesitamos las siete. Es un maletero realmente amplio y con formas regulares. Si necesitamos una mayor capacidad de carga podemos abatir todos los asientos traseros y conseguir una superficie perfectamente plana de casi 2000 litros de capacidad. Para facilitar las labores de carga existe una botonera junto a la usada para desplegar la tercera fila de asientos que utiliza el sistema de suspensión neumática para disminuir la altura libre al suelo y bajar la boca de carga.

Mecánica

img_8887

El bloque diésel de 3 litros y 6 cilindros en V se puede escoger en dos niveles de potencia de 218 ó 272 CV. La más potente, equipada en nuestra unidad de pruebas, cuenta con un Par máximo de 600 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm.

La potencia es enviada a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios automática de 8 velocidades de convertidor de Par. Acelera de 0 a 100 Km/h en 6,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 234 Km/h. El consumo medio homologado para el motor de 272 CV es de 5,9 litros a los 100 Km, 2 décimas menos para el de 218 CV.

La dirección es de asistencia eléctrica y la suspensión independiente para las cuatro ruedas, que por 2.500 euros se puede convertir en neumática con altura regulable en función del modo de conducción seleccionado, una opción muy recomendable si se pretenden hacer pequeñas incursiones fuera del asfalto. Como opción también es posible equipar un sistema de cuatro ruedas directrices, que hace girar las ruedas traseras en sentido contrario a las delanteras para facilitar las maniobras a baja velocidad.

img_8913

Una novedad muy interesante es el asistente de remolque. Tras desplegar el gancho de forma eléctrica y acoplar nuestro remolque, las maniobras se pueden controlar desde el mando giratorio del MMI para guiar el remoque donde deseemos. El sistema se encarga de hacer girar las ruedas del coche lo necesario para una maniobra perfecta.

En la segunda parte de la prueba podremos comprobar el funcionamiento de todos estos sistemas en nuestra habitual prueba de conducción, donde también nos centraremos en analizar el amplio catálogo de sistemas de asistencia al conductor. No faltará nuestro repaso al listado de precios y equipamientos con el que el Q7 se puede configurar en nuestro país.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)