Maserati y Alfa Romeo entran en años decisivos, podrían cambiar de mano

1

No podemos negar que FCA está haciendo a priori un gran trabajo con Alfa Romeo. No ha pasado mucho tiempo desde que estuviese en unos escalones muy bajos, con niveles de ventas reducidos en países como España o Francia, y con una cuota de mercado que cada vez se les escapaba más y más. Ahora, con un plan de lanzamientos totalmente nuevo, una estrategia diferente, y la vuelta a Estados Unidos, podríamos decir que la marca del biscione está comenzando a resurgir, aunque… ¿será suficiente?

¿Será suficiente para evitar a la larga la marcha, desaparición o ventas de Maserati, y peor aún, de la propia Alfa Romeo? Porque las pérdidas que acumulan en FCA son cada vez mayores y las deudas son millonarias y parecen no tener fin. En Maserati hemos visto cómo la marca italiana ha relegado lanzamientos y la estrategia pasa fundamentalmente por comercializar el Levante, dejando apartados proyectos más personales y de cuota de ventas reducida como por ejemplo, el Alfieri. En Alfa Romeo es más de lo mismo, centrados en el Stelvio -más que en el Giulia-, y con otro todoterreno urbano en el horizonte. Una estrategia que será vital estos próximos años, y determinarán el futuro de ambas marcas.

En MotorAdictos hemos seguido muy de cerca la estrategia de Alfa Romeo desde hace más años. Remontándonos al Brera y al 159 a mediados de la pasada década, desde entonces podemos decir que los del biscione han cambiado rotundamente su visión del mercado desde aquellos ya lejanos 147 y 156, y a estas alturas, está claro que entran en la recta final. El Giulia, el Stelvio y tanto la berlina del segmento E -sucesor del 166- y el Stelvio XL, serán los que acabarán por escribir el futuro de la marca. Lo mismo ocurrirá con Maserati, y ésta última tiene muchas más posibilidades de cambiar de manos, por cierto.