Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E

0

8.8 Puntuación total
Pros
- Excelente insonorización del habitáculo
- Equipamiento de seguridad, incluyendo el Pilot Assist
- Calidad de acabado
- Sensus Connect e integración con Spotify
Contras
- El cuadro digital tiene un chip gráfico con una potencia algo justa
- Precio de algunos elementos de equipamiento opcional
- Ausencia de levas en el volante
Sumario
Con la seguridad por bandera (sin descuidar el resto de aspectos), el S90 y V90 supone una gran amenaza para sus rivales alemanes. Con una gama de motores diésel y gasolina todos ellos de cuatro cilindros, pudiendo elegir entre tracción delantera e integral, ambos modelos no tienen ninguna carencia o laguna importante salvo que tengamos fijación en los motores de gran cilindrada.
Habitáculo9
Motor9
Comportamiento8.5
Equipamiento9
Diseño8.5

Los S80 y V70 ya tienen su reemplazo disponible en los concesionarios, y nos hemos quedado gratamente sorprendidos por el buen hacer de Volvo durante su presentación internacional en la ciudad de Málaga. Estamos hablando de los Volvo S90 y V90, los modelos destinados a rivalizar con el trío de alemanes (BMW Serie 5, Mercedes Clase E y Audi A5) y que tienen muchos argumentos de peso en su haber para lograr morder una parte importante del pastel.

Un interior minimalista y muy ergonómico

Cuando entramos a su habitáculo, el parecido con el interior del XC90 es más que patente, pero lo que más llama la atención es su elevada calidad de acabado. Desde el tacto acolchado de todos los materiales que componen su salpicadero -incluso en zonas inferiores, donde no suele ser tan habitual-, así como los magníficos ajustes o el tacto del cuero presente tanto en paneles de puerta como en los asientos y salpicadero (este último, es opcional y su coste es bastante elevado).

Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E 33

Nuestra unidad estaba dotada de unas molduras realizadas en madera Walnut a juego con otras de metal que abarcaban tanto el salpicadero, como los paneles de puerta y túnel central. El tacto de la madera es exquisito, y mención especial requiere también la solución empleada para el cajón portabebidas ubicado en el túnel central: como podrás ver en las imágenes, está formado de pequeñas láminas para que de esta forma, cuando lo queramos abrir, puedan plegarse todas entre sí y no ocupe el espacio adicional que ocuparía si fuera monobloque.

En su consola central encontramos la opulencia de una gran pantalla a modo de tablet en formato vertical de la que podremos controlar la gran mayoría de funciones referentes tanto al sistema de climatización, como al de navegación e infoentretenimiento. Sólo encontramos ocho botones bajo la pantalla, con funciones básicas como los warning, avance, reproducción y retroceso así como las funciones de desempañar.

Me ha parecido bastante fácil el manejo a través de los múltiples menús, siendo fácil su adaptación. Las funciones principales cuentan con iconos de gran tamaño, mientras que el único botón físico nos permitirá ir al menú principal donde están agrupadas dichas funciones, dentro de las cuales, podremos ya ajustar mejor los parámetros. El navegador tiene una vista a pantalla completa y otra donde se nos muestra también información de nuestra fuente de sonido. La integración con Spotify, para los adictos como yo a esta aplicación, también está muy lograda, permitiendo tanto la gestión de listas de reproducción como la búsqueda de artistas o grupos con suma facilidad.

Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E 19

Nuestra unidad contaba con la instrumentación con pantalla de 12,3 pulgadas, que es sustituto de la de 8″ que trae de serie. Y su principal diferencia es la posibilidad de mostrarnos el mapa del sistema de navegación, pudiendo de esta forma seguir de forma más clara las instrucciones de conducción, además de contar con algunos ajustes para personalizar su aspecto a través de tres configuraciones diferentes.

También, la información más crucial como velocidad a la que circulamos o el límite de velocidad de la vía se nos mostrará a través del Head Up Display proyectado sobre la luna, también opcional y con ajustes para poder adecuar su visualización a nuestra posición.

Estando sentados en los asientos delanteros, es fácil lograr nuestra postura de conducción idónea gracias a los numerosos ajustes que tienen, pero además, por las formas con las que cuentan, también permiten recoger el cuerpo sin renunciar al confort. Además, pueden ser calefactables, con los cojines delanteros extensibles eléctricamente, ventilados y también contar con función masaje, por lo que realizar los viajes de larga distancia a bordo de él será coser y cantar.

La capacidad de carga del maletero sin ser de las mejores de su segmento, se sitúa en la media con 500 litros de capacidad. Si realmente queremos una capacidad mucho más generosa, tendremos que elegir el V90 con sus 1.526 litros de capacidad con los asientos abatidos, contando además con algunos accesorios que nos permitirán organizar mejor nuestra carga en él.

Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E 18

Finalmente, las plazas traseras ofrecen espacio para tres ocupantes adultos, aunque realmente, debido al túnel central, los que irán realmente con un confort bueno serán los de los extremos, ya que la plaza central tiene un túnel central. Por encima del túnel central de transmisión están presentes los controles del sistema de climatización con una pantalla táctil, entregando la salida de aire a través de los pilares B de la carrocería.

Un equipamiento de seguridad de primera categoría

Hablar de Volvo es hablar de seguridad, y siendo la berlina más representativa que podemos encontrar actualmente en su gama, el empeño puesto en éste aspecto no tiene parangón. Es por ello que vamos a hablar sobre algunos que más llamativos nos han resultado.

Pilot Assist es un sistema que va más allá de un control de crucero adaptativo y que es capaz de funcionar a velocidades de hasta 130 km/h. Es básicamente un sistema de conducción semiautónoma, pensado fundamentalmente para trabajar sobre autopistas y autovías, aunque Volvo no recomienda que confiemos plenamente en él, porque aún está en estado BETA, es por ello que el sistema se desconecta al comprobar con cierta periodicidad que no tenemos las manos en el volante. El sistema se encarga de mantener el vehículo por el centro del carril (funcionando tremendamente bien, sorprendiéndonos además el hecho de que no esté haciendo correcciones constantes como los sistemas de mantenimiento de carril convencionales), y manteniendo también la distancia de seguridad con el vehículo precedente.

Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E 39

El sistema City Safety también está presente, pudiendo funcionar indistintamente tanto de noche como de día y teniendo la habilidad para detectar a animales de gran tamaño, peatones y otros vehículos, alertándonos en caso de colisión inminente para frenar, y en caso de que no tomemos el control, el propio coche actuará para frenar y evitar o mitigar el impacto dentro de las capacidades que le sean posibles.

El motor T6 de 320 CV: prestaciones bajo un paraguas de lograda insonorización

La motorización que hemos podido probar con mayor profundidad es el T6 de 320 CV con tracción total AWD y una caja de cambios automática de ocho velocidades. Se trata, por el momento, de la opción más potente de la gama hasta que aterrice el T8 con el motor del T6 pero sumando dos motores eléctricos de 45 y 88 CV, dando una potencia total de 407 CV.

Entrando a profundizar un poco mejor sobre el motor en cuestión, se trata de un cuatro cilindros en línea de 1.969cc con bloque y culata realizados íntegramente en aluminio, con inyección directa. Hace uso de un compresor y un turbocompresor, funcionando al unísono hasta 3.500 vueltas, y de ahí en adelante, sólo funciona el turbocompresor. El sistema de tracción a las cuatro ruedas está regido por un sistema de similar funcionamiento al Haldex, provisto por la quinta generación del sistema que fabrica BorgWarner. Por tanto, en condiciones normales funciona con tracción delantera, pudiendo enviar hasta un 50% del reparto a las ruedas traseras en situaciones de baja adherencia o salida enérgica desde parado.

Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E 54

El peso en vacío en esta configuración es de 1.830 kilogramos, necesitando 5,9 segundos para alcanzar el 0-100 km/h y alcanzando una velocidad máxima de 250 km/h. Homologa en ficha 7,2 litros a los 100 kilómetros, una cifra a la que se acerca pero que incluso en carretera dista de ella, quedándose más cerca de los 9 litros. Si ya exigimos todo su potencial, los consumos se disparan, aunque por su configuración de cuatro cilindros, resultan más comedidos que los de algunos de sus rivales con motores de mayores cilindradas. Una pega que le podemos sacar es la ausencia de levas tras el volante, aunque ya nos han confirmado desde la propia marca que llegarán próximamente.

Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E 50

Nos ha gustado el sonido que emite al revolucionarlo, ya que sin ser estridente ni barroco, obtenemos una bonita melodía que hará las delicias de nuestros oídos, siempre teniendo en cuenta el tipo de coche en el que vamos. Las suspensiones (nuestra unidad contaba con suspensión neumática, un extra opcional con un coste de 2.157 euros), y logran un buen aplomo en curvas, mitigando muy bien los cambios de pesos y también, la capacidad de filtrado que lograba tanto en badenes, baches como obstáculos de diversa índole.

Precios para España

Volvo S90

D3 150 CV man 44.911 euros
D4 190 CV man 46.961 euros
D5 235 CV auto 59.950 euros
T5 254 CV auto  54.250 euros
T6 320 CV auto 68.250 euros

Volvo V90

D3 150 CV man 47.713 euros
D4 190 CV man 49.763 euros
D5 235 CV aut 62.450 euros
T5 254 CV aut 56.750 euros
T6 320 CV aut 70.750 euros

Prueba: Volvo S90 y V90, la ofensiva sueca del segmento E