Motor, competición y nuevos lanzamientos

¡Arrancadme los ojos! Esto era antes un MG F y ahora es un intento de Bugatti Veyron

0

Por nuestras líneas, a lo largo de estos años, han pasado numerosas réplicas. Algunas dignas de quitarse el sombrero por la encomiable labor que ha llevado su transformación, pero en otros casos, como el que hoy nos ocupa, nos incitan a arrancarnos los ojos para que no sigamos sufriendo… y mira que nuestros ojos están ya muy curtidos de todas las barbaridades que pudimos llegar a ver en la época dorada del tuning español.

Esto que ves en las imágenes era un MG F en sus tiempos mozos, un roadster de motor central trasero caracterizado por su peso contenido, y ahora es un intento burdo de Bugatti Veyron. Pero como puedes ver, con un acabado final y unas calidades que harían tirarse de los pelos a cualquier amante del motor, siendo uno de los más llamativos el ‘caparazón’ que nos podemos encontrar en la zaga del mismo. Mención especial requiere también a cómo lucen sus pilotos traseros (no se ha esmerado mucho en la calidad de terminación final), o incluso, la salida única de escape manteniendo la posición original del vehículo empleado como base en lugar replicar el escape central (aunque en el paragolpes que monta integrado dentro del caparazón, sí que encontramos resquicios de dicha salida de escape central).

Aún más increíble es que el propietario pide nada menos que 7.000 euros por él, cuando en el mercado británico puedes encontrar unidades a partir de los 600 euros. Teniendo en cuenta que hablamos del mercado británico, donde los precios son mucho más atractivos que en nuestro mercado, en este abanico de precios es posible encontrar ya muchas opciones más potentes e interesantes -y sin haber sido mancilladas de esta manera tan cruel-

Si te interesa esta noticia...