Motor, competición y nuevos lanzamientos

Audi A2, un vistazo a este monovolumen alemán

1

Corría finales de la década de los ’90 y más concretamente, el año 1999. Audi introdujo en el mercado un monovolumen denominado A2, un modelo bastante innovador en la época, pero que no tuvo la acogida comercial que cabría esperar para la revolución que suponía dentro de muchos aspectos. Sin embargo, fueron algunos de estos aspectos los que propiciaron en cierto modo su fracaso comercial, y vamos a tratarlos en este artículo.

El Audi A2 no llegó directamente al mercado. Se presentó un prototipo en el año 1997 durante el transcurso del Salón de Fráncfort que ya nos anticipaba de una forma bastante fiel el diseño exterior del conjunto (que como podrás ver en la imagen tras el leer más, se dio un paso adelante en ese sentido para la versión de producción con cuatro detalles), además de estar caracterizado por un chasis construido en aluminio. Sin embargo, en la época en la que estamos hablando, se antojaba poco probable que en la variante de producción se tomara la decisión de mantener esta característica, y así fue.

audi-al2-front

Audi Al2, el prototipo que lo anticipó

Tanto la carrocería como el chasis tenían la peculiaridad de estar construidos en aluminio, algo que sólo a nivel de chasis, le permitía un ahorro de 150 kg de peso respecto a uno de acero  Aunque a día de hoy se esté extendiendo más el uso de aluminio en diversos tipos de coches (en parte, por lo que han engordado durante estos últimos años debido a los nuevos estándares de equipamiento, seguridad y confort), ya sea, o bien haciendo chasis íntegramente en aluminio, o construyendo un porcentaje de él en este material, por aquel entonces, habían pocos coches destacables que contaran con este tipo de material en chasis, quizá los más conocidos puedan ser el mítico Honda NSX o el Audi A8. Sí que existían por aquella época ya vehículos que empleaban aluminio en paneles de carrocería para rebajar peso (principalmente deportivos).

Audi-A2-1999-Photo-18-800x600

Un peso muy contenido: 900 kg

En resumidas cuentas, estamos hablando de que el A2, con el propulsor de gasolina tenía un peso de 900 kg, mientras que con el diésel su peso era de 1000 kg. Un peso bastante contenido, pese a los contras que podía suponer tener el conjunto de aluminio (que también los tiene).

Respecto a su principal rival, el Clase A, el A2 era sensiblemente más caro, pero a su vez, unos 100 kg más ligero gracias al empleo de aluminio. Además, jugaba con la ventaja de que sobre el Clase A pesaba la espada de Damocles de la prueba del alce, algo que le reportó una publicidad muy negativa al modelo pese a que la marca lo solventó, y que teóricamente, el A2 debería haberse beneficiado comercialmente.

La carrocería tenía una longitud de 3,82 metros, en un diseño ciertamente ahuevado y muy particular. Sin embargo, sorprendentemente, su espacio interior estaba muy bien aprovechado, así como la capacidad del maletero, cuya capacidad es de 390 litros, que teniendo en cuenta su longitud, es una capacidad muy buena.

Sin embargo, Audi prestó especial atención en su eficiencia. Por ello, además del ahorro de peso por el empleo del aluminio, también contaba con una aerodinámica muy lograda, concretamente, de 0,28 Cx. Esto se complementaba con dos propulsores, uno gasolina (1.4 de 75 CV inicialmente y posteriormente se incorporó un 1.6 FSi de 110 CV, ambos 4cil) y otro diésel (1.4 TDI tricilíndrico de 75 CV, y más tarde se incorporó una variante de 90 CV). Audi rizó el rizo con la llegada de la variante 3L TDI, cuyo consumo medio homologado era de 3l/100 km, pero que para ello se recurría al propulsor 1.2 de 61 CV.

Audi-A2-1999-Photo-20-800x600

Con todas estas bazas te preguntarás, ¿cómo es posible que no triunfara? podríamos sacar varias teorías al respecto. La primera y más importante: su elevado precio, por encima incluso del Clase A, pese a que el A2 ofrecía una completa dotación de serie en materia de confort y seguridad, además de todo lo anteriormente mencionado. La segunda, que era un segmento aún en pañales por aquel entonces. Otra de las razones, el empleo del aluminio y la desconfianza de los consumidores en él al existir pocos talleres donde verdaderamente sepan reparar y trabajar con él.

Audi A2 1999

Relacionado