El Audi S8 2019 ya es oficial: Microhibridación, etiqueta ECO y 571 CV de su V8 4.0 TFSI

0

Pese a que el actual Audi A8 se reveló hace un par de años, hasta la fecha no disponíamos de una variante de altas prestaciones puesta a punto por Audi Sport. Finalmente esa versión ha llegado y lo hace con nada menos que 571 CV salidos de su motor V8 TFSI de 4 litros. Sí, lees bien, un motor gasolina, a diferencia de los últimos lanzamientos como los S6, S7 Sportback o incluso SQ8 que estaban dotados de motor diésel.

Eso sí, estéticamente no esperes un gran cambio, ya que su estética es muy sutil, no contando con grandes cambios frente al paquete S-Line. Encontramos el emblema S en la parte delantera y trasera, mientras que las tomas de aire del frontal han sido ligeramente rediseñadas. La zaga nos despide con cuatro salidas de escape con forma trapezoidal, mientras que en su interior hay varios detalles en aluminio mate y asientos con tapicería con bordados en forma de diamante y la insignia S también bordada.

Este propulsor de 4 litros y ocho cilindros es el mismo que emplea Porsche en los Panamera Turbo, Cayenne Turbo y Cayenne Coupé. Cuenta con doble turbocompresor y recurre a la tecnología de hibridación ligera de 48 V para reducir su consumo de carburante y emisiones contaminantes, permitiendo además que en España pueda beneficiarse de la no poco polémica etiqueta ECO.

El Audi S8 2019 ya es oficial: Microhibridación, etiqueta ECO y 571 CV de su V8 4.0 TFSI

No sabemos en cualquier caso su consumo medio, si bien Audi hace referencia a que esta hibridación ligera permite reducir su consumo medio en hasta 0,8 litros a los 100 kilómetros mediante el uso de un alternador/motor de arranque de 48 voltios accionado por correa que recarga una batería de iones de litio para permitir avanzar por inercia con el motor desactivado con el sistema cylinder-on-demand de desconexión selectiva de cilindros.

Por su parte, de sus prestaciones lo único que conocemos es su velocidad máxima, limitada a 250 km/h. Si bien, en cualquier caso, se apoyará en un amplio conjunto de tecnologías para ofrecer un nuevo nivel de confort y deportividad a sus ocupantes, gracias a una suspensión activa predictiva de tipo neumático que puede elevar o descender cada rueda individualmente a través de actuadores electromecánicos, permitiendo de esta forma reducir los movimientos de cabeceo de la carrocería al acelerar y frenar, así como el balanceo lateral.

El Audi S8 2019 ya es oficial: Microhibridación, etiqueta ECO y 571 CV de su V8 4.0 TFSI

Es gracias a este sistema de conducción donde mediante el modo de conducción ‘Comfort plus’, la carrocería se inclina hasta 3 grados hacia el interior de la curva reduciendo el efecto de aceleración lateral para los ocupantes, mientras que en modo dinámico, el grado máximo de balanceo lateral en curva rápida alcanza únicamente los 2,5 grados, frente a los 5 que alcanzaría con la suspensión convencional. Además, cuando abrimos las puertas la carrocería se eleva 50 mm para facilitar el acceso al habitáculo.

De serie cuenta también con un diferencial trasero deportivo que distribuye el par entre las dos ruedas traseras, así como una dirección en las cuatro ruedas, girando estas últimas en dirección contraria a las delanteras en maniobras de baja velocidad y en el mismo sentido que las delanteras a altas velocidades para lograr una mayor agilidad.

Opcionalmente podremos contar con un sistema de frenos carbocerámicos con un diámetro de 420 mm en el eje delantero y 370 mm en el eje trasero. Frenar no será un problema con este kit de frenos, porque además, las pinzas delanteras cuentan con nada menos que 10 pistones.

 

 

Si te interesa esta noticia...