Convertir el volante ‘Yoke’ del Tesla Model S es posible

0

Mucho se ha escrito respecto al volante del Tesla, ya no sólo por lo disruptivo que resulta en la industria, sino por las numerosas quejas que ha cosechado por parte de los propietarios que lo tienen en su vehículo, al considerar que un volante convencional es más cómodo y seguro. Y… ¿cuál es la solución?

El preparador T Sportline -que se define como el primer preparador de Tesla en el mundo- ha añadido una parte superior e inferior al mismo, fabricada a mano en las instalaciones que poseen en Los Ángeles.

Para ello, se sirve de una estructura de metal de 3M y madera contrachapada de abedul báltico a fin de dotarle de resistencia y densidad. Finalmente, se añade un adhesivo de poliruetano para evitar la humedad y agrietamiento y finalmente, se tapiza por completo en cuero procedente de Europa para que los 360º sean homogéneos.

Eso sí, su precio no es apto para todos los bolsillos: la opción más económica cuesta 2.299 dólares. Si quieres personalizar el tapizado, el precio sube hasta los 2.499 dólares y si lo quieres en fibra de carbono, hasta los 3.499 dólares. Además, se pide una fianza de 500 dólares y el proceso de transformación requiere de dos semanas.

En cualquier caso, sigue sin ser completamente redondo, pero sí que logra ya una forma mucho más parecida a volantes más convencionales que encontramos en el mercado y cuya parte inferior es achatada.

También podría gustarte