El acuerdo Volkswagen-Ford dará lugar a pick-up y furgonetas eléctricas

0

Hace ya algunas semanas nos hicimos eco del acuerdo que habían firmado Volkswagen y Ford y del cual podemos conocer ahora más detalles. Este acuerdo permitirá mediante la colaboración de ambos fabricantes, lanzar en 2022 un modelo pick-up que sucedería al Volkswagen Amarok y FOrd Ranger. Actualmente, ambas marcas cuentan con una gran presencia en el segmento de vehículos comerciales, cuyas ventas ascienden a más de 1,2 millones de unidades en el mundo durante el pasado año.

Además, este acuerdo va más allá y busca también la investigación conjunta en eléctricos, servicios de movilidad y vehículos autónomos de cara a un futuro más a largo plazo. De hecho, no descartan fruto de este acuerdo extenderlo para el desarrollo de otro tipo de vehículos aprovechando las sinergias creadas. Gracias a este acuerdo, Ford y Volkswagen podrán compartir en primera instancia arquitecturas que permitan la fabricación de vehículos comerciales y camionetas y cuyos primeros frutos deberían materializarse en el mercado a partir del año 2022. Pese a lo que pueda sugerir este acuerdo, no supone en ningún caso una fusión entre las dos com

Eso sí, cabe destacar que esta alianza ha generado también mucha incertidumbre entre los empleados de la fábrica valenciana de Almussafes que emplea directamente a 7.400 personas e indirectamente a otros tantos miles más. Actualmente, en la planta valenciana el 28% de la carga de trabajo corresponde a este tipo de vehículos comerciales y parece ser que Ford tendría pensado llevarse a Turquía, más concretamente, a Ford Otosan, la fábrica de furgonetas, donde también cuentan con una gran especialización en este tipo de vehículos.

El acuerdo Volkswagen-Ford dará lugar a pick-up y furgonetas eléctricas

¿Qué beneficios va a obtener cada uno de los fabricantes del otro? En el caso de Ford, acceder a parte de la tecnología enfocada a vehículos eléctricos que está desarrollando Volkswagen siendo una de las apuestas más fuertes que ha hecho durante las últimas décadas, además de poder reducir costes de I+D por la fabricación conjunta de modelos. Volkswagen, por su parte, además de acceder a la enorme capacidad productiva que tiene Ford en el mercado norteamericano -algo que le permitiría reducir considerablemente los aranceles de exportación-, también busca nutrirse de la tecnología que posee Ford en el campo de la conducción autónoma.

Si te interesa esta noticia...