Motor, competición y nuevos lanzamientos

El Jaguar F-Type original que nunca llegó a producción

0

Hace mucho tiempo Jaguar tuvo la intención de crear un Jaguar F-Type muy diferente al que hoy día conocemos, un verdadero sucesor para la filosofía E-Type cuyo desarrollo inició en 1980 y que internamente fue conocido bajo el nombre de XJ41 para la versión coupé y XJ42 para la versión rodaste.

Concretamente lo que en Jaguar tenían pensado para este F-Type era tan simple como utilizar la plataforma y arquitectura de la conocida berlina XJ40 para ofrecer una reinterpretación moderna del E-Type, un vehículo que comenzó a gestarse en julio de 1982 y que finalmente debería haber llegado al mercado en marzo de 1986.

Una de las premisas para la creación de este vehículo era precisamente la de ofrecer un modelo donde se premiase por encima de todas las cosas el manejo y la maniobrabilidad. Según ciertos datos que se acaban de revelar, durante las pruebas el vehículo fue capaz de alcanzar una velocidad máxima de 256 km/h con una aceleración que lo llevada desde parado a 100 km/h en tan sólo 6.6 segundos

Para conseguir esto los ingenieros de la compañía inglesa instalaron un versión de 4.0 litros basada en su peculiar bloque AJ6, un seis cilindros en línea que, con la ayuda de un sistema de sobrealimentación por doble turbo, fue capaz de desarrollar una potencia de 330 caballos. Lamentablemente, los años fueron pasando y el vehículo proyectado en 1982 se había alejado demasiado de las intenciones iniciales por lo que finalmente se desechó la idea.

Aun así, Jaguar encargó tres unidades totalmente terminadas que se pusieron a prueba posteriormente. Curiosamente, en una prueba realizada en Nardo, la versión targa de doble turbo consiguió alcanzar una velocidad máxima de 274 km/h, algo que hizo recapacitar a los dirigentes de la compañía que, una vez más volvieron a poner en marcha el proyecto, esta vez la fecha de lanzamiento del vehículo fue programada para 1994.

Lamentablemente en Ford no pensaban lo mismo y un vehículo que, en primer lugar fue desarrollado para homologar 1.500 kg de peso en 1990 ya homologaba un peso de 1.807 kg, peso que se incrementó en 1987 debido a diversas modificaciones realizadas. Finalmente desde Ford disidieron poner punto y final al desarrollo de este vehículo. Al menos el proyecto no murió en vano y fue precisamente a raíz de estos desarrollos en los que finalmente un joven diseñador de la época, Ian Callum, desarrollo el Aston Martin DB7

Vía: carscoop

Si te interesa esta noticia...