El Porsche 911 recibe la caja de cambios manual de siete velocidades en opción… y sin coste adicional

0

Los amantes de Porsche están de enhorabuena, ya que la caja de cambios manual vuelve al nueveonce. A partir de ahora las versiones S se pueden adquirir con una caja de cambios manual de siete velocidades, como alternativa a la caja PDK de doble embrague y ocho velocidades. Recordemos que desde el lanzamiento al mercado de la octava generación (992), tan sólo estaba disponible con la caja de cambios PDK.

A partir de ahora, los Carrera S y Carrera 4S, tanto con carrocería Coupé como Cabriolet (todavía es pronto para saber si se limitará a ellos), podrán disfrutar de este cambio manual, incluida como parte del paquete Sport Chrono que también cuenta con soportes de motor dinámicos, selector de modos de conducción, indicadores de temperatura de neumáticos, sistema Rev-Match que simula punta-tacón al reducir en modos Sport y Sport Plus, cronómetro, diferencial mecánico autoblocante para el eje trasero y tecnología de control de subviraje Porsche Torque Vectoring.

El Porsche 911 recibe la caja de cambios manual de siete velocidades en opción... y sin coste adicional

Una curiosidad es que si optamos por el cambio manual, ahorraremos peso, ya que en el caso del 911 Carrera S (con motor bóxer de 6 cilindros y 450 CV) se queda en 1.480 kilogramos, o lo que es lo mismo, 45 menos que con el cambio PDK, y por si fuese poco, también gasta menos carburante, al homologar un gasto medio de 10,1l/100 km en ciclo WLTP frente a los 10,5l/100 km del PDK. Eso sí, pese a que la velocidad máxima en ambas cajas es idéntica (308 km/h), los cambios manuales son más lentos acelerando al necesitar de 4,2 segundos en el 0-100 km/h y de 13,2 segundos en el 0-200 km/h, mientras que el PDK requiere de 3,7 y 12,4 segundos respectivamente.

El Porsche 911 recibe la caja de cambios manual de siete velocidades en opción... y sin coste adicional

También hay novedades en materia de equipamiento, donde el InnoDrive (2.932 euros) amplía funciones del control de crucero adaptativo optimizando la velocidad de marcha con una antelación de hasta 3 kilómetros, basándose en datos del navegador con los que calcula valores de aceleración y deceleración óptimos y se apoya en frenos, transmisión y motor para llevarlos a cabo, mientras que la situación del tráfico se detecta con un radar y sensores de vídeo.

Otro elemento interesante es el Smartlift (2.756 euros), que nos permite marcar un determinado punto (como pueda ser una entrada de garaje) y que pasará a reconocer mediante GPS para que levante de forma automática el frontal del coche 40 milímetros y evitemos de esta forma rozar el paragolpes. Aquellos que busquen más aislamiento acústico se ofrece un cristla especial (1.520 euros) empleado en el parabrisas, luneta trasera y laterales que reduce el sonido de rodadura de neumáticos y viento y que por si fuese poco, rebaja el peso del vehículo en cuatro kilogramos.

You might also like