Motor, competición y nuevos lanzamientos

Fiat no quiere que te compres el 500e

1

No, no nos hemos equivocado con el título ni se trata de ninguna campaña publicitaria nueva en las que pretendan utilizar la piscología inversa. Todo es mucho más sencillo (y por qué no decirlo, inquietante). Lo que puedes leer en el título es algo que te pide personalmente Sergio Marchionne, CEO de Fiat.

Y te preguntarás, ¿por qué venden un coche con pérdidas y para colmo te piden encima que no lo compres? Fácil. Por las ordenanzas y legislaciones federales que obligan a los fabricantes a contar con modelos eléctricos en su gama. Fiat optó por el 500 para realizar dicha variante, a fin de poder potenciar la imagen del mismo en el mercado americano donde lleva relativamente poco tiempo.

Una realidad que honestamente han aceptado

 

Mientras que un 500 gasolina cuesta 17.300 dólares (unos 12.600 euros), el 500e duplica su precio hasta situarse en los 32.650 dólares (unos 24.000 euros). Pese a todo, el precio que piden por la variante eléctrica no llega a cubrir los costes de producción y desarrollo. Y el desfase existente no es poca broma, ya que según han confirmado, cada unidad vendida supone una pérdida de 14.000 dólares para la compañía, es decir, unos 10.000 euros.

Así pues, en una conferencia en Washington, fue el propio Marchionne quien pidió expresamente que no compraran dicha variante por las pérdidas que les reportaban. Choca la honestidad que ha tenido a la hora de contarnos una realidad dentro de la marca, pero por otra parte, es algo completamente lógico y comprensible si tenemos en cuenta que es algo que están haciendo por exigencias legislativas y no por iniciativa propia.

2013 Fiat 500e

Relacionado
  • Rest

    Tirar piedras contra su propio tejado….. a mí me da que lo que realmente pretende es publicitar el modelo atacando por los beneficios que reporta el eléctrico, es decir, nulos, genera pérdidas; mientras, a su vez, incentiva indirectamente las ventas de versión no eléctrica, es decir, bastantes, generarán beneficios. Los beneficios terminarán imponiéndose a unas pérdidas “asumibles”, por lo menos en el guión.

    Este tipo de publicidad en USA es común, publicidad agresiva, normalmente entre marcas, inteligente en la misma propia, desde luego.