Motor, competición y nuevos lanzamientos

Ford quiere a toda costa implementar la fibra de carbono en sus coches para reducir el peso

0

No es la primera vez en los últimos años que Ford ya nos ha mostrado su intención de reducir drásticamente el peso de sus vehículos. Hace unos meses, junto con la agencia medioambiental norteamericana (EPA), presentaron un prototipo Ford Fusion (el que aquí conocemos como Ford Mondeo) conocido como Ford Lightweight Concept al que habían conseguido lograr reducir su peso en 363 kg, hasta lograr que pesara unos más que aceptables 1.295 kg, una cifra cuanto menos interesante para una berlina del segmento D.

Este prototipo hacía uso de la fibra de carbono, acero de muy alta resistencia, además de aluminio y magnesio. Hasta ahí, ninguna novedad en el frente, puesto que son los materiales principales que se emplean a la hora de querer reducir el peso del vehículo.

Ahora, Ford ha querido demostrar nuevamente que la intención de querer producir coches más ligeros es real y quieren llevarla a la práctica. Por ello, han anunciado un acuerdo de colaboración con dowAksa así como con el gobierno de los Estados Unidos para la creación del“Institute for Advanced Composites Manufacturing Innovation” (Instituto para la Innovación en la Manufactura de Materiales Compuestos). dowAksa nace de la unión entre Aksa (el principal fabricante de fibras acrílicas a nivel mundial) y la química norteamericana Dow.

Con esta alianza, pretenden impulsar principalmente el desarrollo y optimizaición de los procesos de fabricación de componentes de fibra de carbono aplicados al automóvil (especialmente las dos barreras principales: el alto coste de fabricación y su disponibilidad), reduciendo de esta forma los costes de producción y por tanto, también los que se trasladan al cliente final. Algo así como lo que comenzó a hacer BMW hace ya algunos años con la gama i.

¿Por qué esa obsesión por la fibra de carbono?

La fibra de carbono tiene dos características fundamentales que la convierten en un material idóneo. La primera de ellas es el bajo peso (imprescindible en el escenario de batalla actual donde priman los consumos y emisiones, pero además aporta ventajas adicionales como un mejor comportamiento dinámico). La segunda son las propiedades que ofrece, al contar con una alta resistencia, no tiene problemas de corrosión y resulta un material muy duro y resistente. Como ves, las ventajas son bastante atractivas, no así las desventajas, tanto de cara al fabricante como de cara al bolsillo del cliente.

Relacionado