Motor, competición y nuevos lanzamientos

La F1 se debate entre la vida y la muerte

0

O al menos, la Fórmula 1 que conocemos desde sus inicios allá por los 50. La FIA ha hecho oficial la lista de los equipos inscritos para la temporada que viene, donde aparecen todos los equipos que ya están este año, además de los nuevos Team US F1, Manor Grand Prix y el equipo español (otro hito histórico para el automovilismo de nuestro país) Campos Grand Prix. ¿Quiere decir que todos correrán? No.

Ferrari está inscrito como incondicional, la FIA lo ha “renovado” automáticamente, pues considera que el contrato que mantenían con la escudería sigue en vigor. Por su parte, los italianos han declarado que debido a los cambios de normativa ese contrato es nulo. Vamos, que Ferrari, aunque esté inscrito, se ha apresurado a negar su participación para el año que viene (a no ser que se consiga negociar una solución a gusto de todos).

Así que todos los equipos grandes los tenemos en la cuerda floja: Ferrari, McLaren, Brawn (hemos tenido suficientes motivos como para considerarlo un grande, ¿no?), BMW Sauber, Renault y Toyota. Y con el fantasma en el aire de una categoría alternativa.

Particularmente, si tengo que elegir entre una parrilla con tres coches de cada una de las escuderías de arriba, con los pilotos estrella (Jenson Button, el hombre de moda, y Lewis Hamilton, Fernando Alonso, Kimi Räikkönen, Felipe Massa…) o una parrilla donde el único “renombre” está en la escudería Williams, que tendrá que pelear contra equipos que vendrán casi de la GP2, o equipos que pretenderán ser como los clásicos, pero de “cartón-piedra” (los inscritos Lotus, Brabham, March… tan reales como el castillo de Cenicienta de Disneyland), me quedo con la parrilla de los grandes. Y si encima van a estar las zarpas de la FIA (que bajo la gestión de Mosley está poniendo patas arriba casi todas las competiciones que maneja) fuera de ella, mejor que mejor.

Esperemos que pronto todo se arregle y, en el fondo, que se cumpla lo que todos queremos: que no haya que elegir entre una u otra categoría y podamos tener una única Fórmula 1, sin que esta pierda un ápice de su prestigio y, por qué no, su exclusividad. La Fórmula 1 no es lugar para todos, sólo para los mejores, como ya apuntó Fernando Alonso. Ojalá no termine siendo una categoría más.

Relacionado