Motor, competición y nuevos lanzamientos

7:10.92: ¡Tiempazo del mercedes-AMG GT R en Nürburgring!

1

Uno de los Mercedes más radicales fabricados para calle ya tiene tiempo en el medidor por excelencia de los tiempos convulsos que corren: el circuito de Nürburgring. Una de las últimas creaciones de AMG ha logrado un tiempazo de nada menos que 7:10.92, una marca que lo sitúa a rebufo de modelos como el Porsche 918 Spyder, Lamborghini Aventador SV o el Nissan GT-R Nismo, aunque cabe destacar que en este caso tiene menos potencia que estos rivales.

El AMG GT R está equipado con un motor V8 biturbo de 4 litros de 585 CV con 700 Nm de par que deben mover un conjunto de 1.555 kilogramos a través de su transmisión 7-DCT de doble embrague que envía la potencia al eje trasero. Realiza el 0-100 km/h en 3,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 318 km/h. Se apoya en tecnologías como un eje trasero direccional, aerodinámica activa, frenos cerámicos, suspensión roscada, entre otros.

Christian Gebhardt ha sido el artífice encargado de lograr el citado tiempo, un piloto de pruebas de la revista Sport Auto, apoyándose claro está en un equipo de técnicos especialistas y con una unidad totalmente de serie y con neumáticos de calle Michelin Pilot Sport Cup 2 (275/35 ZR 19 delante y 325/30 ZR 20 detrás).

Te dejamos el vídeo para que puedas recrearte mejor con el logro obtenido. ¡Sube los altavoces y disfruta!

Si te interesa esta noticia...
  • Alberto Piqueras Ramos

    Será muy rápido este nuevo mercedes-AMG GT R en Nürburgring!, pero a los 2,48 minutos, lo pasa otro auto que parece ser un Porsche, y a los dos minutos ya ni lo ve a más de 800 metros de visibilidad. Luego en las largas rectas de varios kilómetros, ni siquiera llega a los 318 km/h, que menciona el artículo; lo máximo que llega es a 302, en el minuto 6:55, tardando una barbaridad para subir a partir de los 275 km/h, o quizás al conductor no le daban la genética, nunca se sabrá. Pero si me pasan así como lo pasaron, y no llego a la velocidad máxima del auto en ese circuito de interminable recta, me bajo del mercedito y me voy andando para casa, jaja.

    Saludos.