Opel Grandland X: El nuevo SUV que nos encontraremos por encima del Mokka X y Crossland X

0

 

La oferta de SUV también se ampliará en la gama de Opel con la incorporación del Grandland X, que se posicionará por encima de los Mokka X y Crossland X, y que en este caso concreto, comparte plataforma (EMP2) y otros elementos con el Peugeot 3008, si bien, su desarrollo evidentemente se ejecutó sobre las sinergías que habían entre PSA y GM antes de que fuera comprada recientemente Opel por parte de PSA.

El objetivo del Grandland X será poner en su punto de mira a modelos como el Renault Kadjar, SEAT Ateca, Hyundai Tucson o el rey del segmento, el Nissan Qashqai.

Tamaño medio con un maletero generoso

Las cotas del modelo son las siguientes: 4.477 milímetros de largo, 1.844 milímetros de ancho y 1.636 mm de altura. Esto lo sitúa más de 20 centímetros por encima de los Mokka X y Crossland X, contando con un maletero de 514 litros de capacidad, ampliables hasta los 1.652 en caso de abatir los asientos traseros. Su distancia entre ejes de 2.675 mm debería traducirse en un espacio generoso para los ocupantes de las cinco plazas que dispone a bordo.

Equipamiento vanguardista dentro de la marca

Por su enfoque, el Grandland X podrá optar a los últimos sistemas de asistencia a la conducción disponibles en la marca, entre los que se incluye una cámara de visión 360º, asistente de aparcamiento, aviso de fatiga del conductor y control de crucero adaptativo con detección de peatones y frenada automática de emergencia.

Tampoco se descuidará el área de confort, con asientos delanteros, traseros y volante calefactables, portón con apertura gestual, carga inalámbrica para móviles, faros de LED adaptativos, asientos ergonómicos AGR o el sistema de infoentretenimiento IntelliLink.

Gama de motores ya conocida en el Peugeot 3008

La gama de motores estará emparentada con el Peugeot 3008, y encontraremos opciones en gasolina como el tricilíndrico de 1.2 litros sobrealimentado de 130 CV y el 1.6 de 165 CV, mientras que por suparte, la gama diésel quedará compuesta por el 1.6 de 120 CV y ya sobre la base del motor de dos litros, habrán opciones de 150 y 180 CV, pudiendo acoplarse a cajas de cambio manuales o automáticas -de seis marchas en ambos casos- dependiendo de la motorización.

No habrá sistema de tracción total, en su lugar, Opel ofrecerá un sistema Grip Control heredado de PSA que lo emplea hace años donde en combinación con neumáticos M+S, permite ajustar la respuesta de los controles electrónicos para poder adaptarse mejor a la motricidad del terreno (nieve, barro… etc). ¿Quién sabe si llegaremos a ver tracción total en caso de heredar la versión híbrida gasolina que llegará al 3008 y C5 Aircross?

Su presentación al público se hará en el mes de Septiembre en el Salón de Fráncfort, arrancando sus ventas poco después, por lo que de momento no conocemos todavía la liga de precios en la que jugará.

Opel Grandland X

Relacionado