Motor, competición y nuevos lanzamientos

Polestar le pone las pilas al Volvo V60 D6 híbrido enchufable

1

Las reprogramaciones no son tan habituales en los coches híbridos, principalmente, por la complejidad que añade el sistema híbrido de cara a realizar la reprogramación, de la misma forma, que tampoco es habitual que el propio fabricante del coche te la ofrezca en opcón manteniendo la garantía del coche.

Hoy, Polestar, la división de altas prestaciones de Volvo, ha anunciado el lanzamiento de su kit de potenciación para el V60 D6 híbrido enchufable. Dicho modelo está equipado de un motor diésel de cinco cilindros y 215 CV y un par máximo de 440 Nmacompañado de uno eléctrico de 70 CV. El primer motor es el encargado de mover el eje delantero, mientras que el motor eléctrico es quien se encarga del eje trasero, que va alimentado a su vez por un paquete d ebaterías de iones de litio de 11,2 kWh ubicadas bajo el piso del maletero. La caja es una automática de seis velocidades.

Además de contar con una potencia total más que respetable, ofrece también unas características muy interesantes como la posibilidad de recorrer 50 km en modo eléctrico, mientras que combinando ambos motores la autonomía puede situarse por encima de los 1.000 km.

Con el apretón de tuercas de Polestar, la potencia combinada aumenta en 15 CV y un par adicional de 30 Nm, dando como resultado 298 CV y un par máximo de 670 Nm. Dado que no es un aumento de potencia considerable, esta mejora se plasma en las prestaciones tímidamente. Realiza el 0-100 km/h 0.1 segundos más rápido, necesitando 6 segundos, mientras que el consumo se mantiene en los 1.8l/100 km. No se habla acerca de la velocidad máxima, que recordemos, en el modelo de serie está limitado electrónicamente a 230 km/h en modo combinado, mientras que en modo eléctrico dicho límite es de 120 km/h.

Por el momento no sabemos si llegará a España, si bien ya se encuentra disponible en Reino Unido, Suiza y Países bajos.

 

Relacionado
  • Rest

    A tenor de las mejoras, es de uso obligado su imposición, siempre y cuando la cicatriz no te salga por un costado.