Prueba: Audi A3 1.6 TDI Ultra 110 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0

Review 0
7.5 / 10 Puntuación total
Pros

- Posibilidades de equipamiento
- Calidad de acabados
- Consumo

Contras

- Equipamiento de serie muy escaso
- Esquema de suspensión trasero
- Respuesta a bajas vueltas

Sumario

Si entre nuestras prioridades entra el precio, deberemos descartar el A3 y eso no necesariamente implica que tengamos que salir del grupo automovilístico, ya que existen otras opciones más económicas dentro de él con la misma motorización. Pero si valoramos, por ejemplo, factores como las posibilidades de equipamiento, calidades del habitáculo, imagen, precio de reventa, el A3 ganará muchos enteros de cara a ser nuestro candidato en la compra.

Habitáculo9
Motor8
Comportamiento7.5
Equipamiento6
Diseño7

Pese a la competencia existente desde hace varias décadas en el segmento C, el Audi A3 es un modelo con varias generaciones a sus espaldas que gracias al respaldo de su experiencia sabe muy bien cómo jugar sus principales bazas y sostenerse muy bien en los top de ventas, aún con su elevado precio de partida. A continuación vamos a profundizar un poco mejor sobre los aspectos restantes, siendo uno muy importante el del equipamiento, ya que nos encontramos ante un hándicap que une ambos extremos: por una parte, hallamos una dotación de serie más bien espartana, pero por otra, unas posibilidades de expansión tremendamente amplias.

Equipamiento

Siendo uno de los A3 más accesibles de la gama, no esperes una gran dotación de serie. De hecho, en relación a su precio es de los menos equipados del segmento, pero con la amplia lista de equipamiento opcional, dinero mediante, podremos ampliar considerablemente su dotación.

Los elementos más destacables de su equipamiento de serie son los faros delanteros antiniebla, luz de marcha diurna, aire acondicionado manual, paquete de iluminación, retrovisor interior fotosensible, volante de cuero en diseño de 4 radios, elevalunas eléctricos delanteros, paquete cromo, anclajes ISOFIX en el asiento del acompañante, asistente de arranque en pendiente, cierre centralizado con mando a distancia, control de crucero (Tempomat), sistema Stop&Start, FIS con pantalla monocromo, 8 altavoces, Bluetooth, entrada auxiliar y llantas de aleación ligera de 16 pulgadas con neumáticos 205/55 R16.

Un elemento bastante recomendable de equipar por su bajo coste son los asientos delanteros deportivos, con los que contaba nuestra unidad y que ofrecen una mejor sujeción lateral en curva además de mayor confort en largas distancias. Su coste es de tan sólo 275 euros. Serán, además, obligatorios si queremos equipar la tapicería en cuero/alcántara por 1.060 euros. También hay opciones en cuero Milano y otras opciones mucho más sibaritas como alcántara/napa fina o cuero nappa fina (ambas con un coste de 5.290 euros).

¿Cuáles son los elementos más recomendables a equipar dado que su dotación de serie es tan escasa? A nuestro juicio, los extras indispensables son los siguientes: espejos retrovisores calefactables (145 euros), aunque por 380 euros podemos hacerlos también plegables eléctricamente. Si además queremos también que sean fotosensibles, tendremos que estirar hasta los 450 euros.

El sensor de luz y lluvia por 145 euros también es algo económico y recomendable por confort. Como siempre, una vez llegamos a la elección de faros para reemplazar a los halógenos, tenemos dos opciones, que dependerá de nuestro bolsillo y necesidades. La primera de ellas son los faros de xenón plus por 1.140 euros (y si los queremos adaptativos, tendremos que abonar otros 1.550 euros adicionales), pero también tenemos tecnología full LED a nuestro disposición, aunque tendremos que estirar hasta los 1.985 euros.

Dado que el modelo en cuestión viene de serie con aire acondicionado, por una mezcla de confort y estética para el habitáculo, sería también bastante recomendable la instalación del climatizador automático bizona, aunque no es nada ecónomico, ya que tiene un coste de 695 euros. El volante multifunción es también un extra que cuesta 200 euros y mantiene el diseño de cuatro radios del volante original.

Finalmente, otro elemento que no podemos pasar por alto en nuestra recomendación es el Audi Drive Select por 235 euros. Permite elegir entre tres o cuatro configuraciones (en función del equipamiento y tipo de cambio) y varía elementos como la dirección y respuesta del motor. En otras configuraciones también varía la respuesta de la amortiguación, del diferencial trasero o de la transmisión automática.

 

 

 

Comportamiento

Partimos de la base de que estamos ante un modelo en el que se prima la eficiencia, por lo que evidentemente, si buscamos un comportamiento deportivo, deberemos ir a por otras motorizaciones que nos permitan equipar más elementos enfocados a la deportividad. A la hora de afrontar curvas, podremos ver cómo debido al compuesto de sus gomas, resulta tremendamente fácil comenzar a hacer que chirríen, eso, unido a su reparto de pesos y configuración, lo hacen subvirador en curvas lentas. Sin embargo, a la hora de salir a carretera, es donde notamos realmente el aplomo del que disfruta el modelo: estamos en su hábitat natural.

Por otra parte, cuando queramos realizar conducción eficiente, seleccionándola previamente en el Audi Drive Select, el FIS (ordenador de a bordo) nos irá dando una serie de consejos a tener en cuenta para mejorar su consumo, tales como dejar el embrague pisado en las detenciones, ya que eso implica que el Start&Stop no actúe y por tanto consuma más.

 

Prueba: Audi A3 1.6 TDI Ultra 110 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 5

 

Audi A3 1.6 TDI Ultra 110 CV

Si te interesa esta noticia...