Prueba: Audi S1 Quattro 231 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0
Nuestro veredicto
8.3 / 10 Puntuación total
Pros

- Potencia
- Sistema de tracción
- Diseño

Contras

- Precio
- Lagunas de equipamiento
- Maletero

Habitáculo7.5
Motor9
Comportamiento9.5
Equipamiento7
Diseño8.5

231 CV, tracción a las cuatro ruedas, cambio manual de seis velocidades, 3,97 metros de largo y una estética deportiva y desenfadada. Estas son las cartas de presentación del Audi S1, una auténtica bomba de relojería que ha irrumpido de lleno en el segmento de los utilitarios de corte deportivo con la intención de convertirse en todo un referente.

En la primera parte de la prueba tuvimos un primer acercamiento a este modelo, abarcando aspectos tan importantes como su diseño exterior, su habitáculo o la mecánica que esconde bajo el capó. Si todavía no la has leído puedes hacerlo aquí.

Hoy conoceremos su listado de precios y equipamiento, tanto de serie como opcional, y nos pondremos al volante para trasladar hasta tu pantalla las sensaciones que es capaz de transmitir un coche tan espacial como el Audi S1.

Equipamiento

El S1 es un coche caro, y eso hay que dejarlo claro desde un principio. Ofrece cosas que ninguna otra marca ofrece en el segmento, su calidad de materiales y fabricación es excelente, y eso tiene un reflejo claro en su precio final. Si quieres hacerte con un S1 tendrás que desembolsar una cantidad de 34.280 euros por la versión de tres puertas y de 35.690 euros por la Sportback de cinco puertas.

Por ese precio, el Audi S1 incluye de serie elementos como faros de xenón, control de presión de los neumáticos, volante multifunción, suspensión deportiva, climatizador automático, retrovisores exteriores eléctricos, sensores de lluvia y luces, pedales de aluminio, tapicería mixta tela/cuero, start&stop, etcétera. Se echan en falta en esa dotación elementos como el retrovisor interior antideslumbramiento -305 euros-, el control de velocidad “tempomat” -325 euros-, el acceso y arranque sin llave -495 euros- o la conexión bluetooth -380 euros-.

Prueba: Audi S1 Quattro 231 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

El modelo cuenta con bastantes posibilidades de personalización, comenzando por el exterior, donde podemos combinar a nuestro gusto el color del techo, los pilares laterales o diversos acabados decorativos. El catálogo de elementos opcionales que Audi ofrece para este vehículo es tan grande como la billetera de su afortunado comprador, donde podemos destacar opciones como el techo panorámico de cristal -1.145 euros-, asistente de luces de carretera -170 euros-, tapicería en cuero napa -1.395 euros-, asientos deportivos tipo bucket -730 euros-, pinzas de freno rojas -380 euros-, asientos delanteros calefactados -370 euros-, sistema de navegación MMI Plus con disco duro de 20 GB y control por voz -3.030  euros- o sistema de sonido de alto rendimiento y 14 altavoces firmado por Bose -880 euros-.

Prueba: Audi S1 Quattro 231 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

La unidad que hemos podido probar, que incluía buena parte de los elementos opcionales de los que hemos hablado tiene un precio aproximado de 45.300 euros.

En el apartado de seguridad, el S1 equipa de serie seis airbags, anclajes ISOFIX de tres puntos en asientos traseros, asistente de frenado, asistente de arranque en pendiente, control de estabilidad -ESC-, control de tracción, reposacabezas activos, etcétera.

Comportamiento

Prueba: Audi S1 Quattro 231 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

El Audi S1 tiene una vocación claramente deportiva, y eso es algo que se hace notar desde el primer momento que pulsamos el botón de arranque y ponemos en marcha el bloque de dos litros. Al hacerlo, disfrutaremos de un breve soplido del escape que nos pone de manifiesto que estamos ante un coche especial.

El tacto del coche es duro, lo suficiente para lograr que su manejo sea muy preciso, pero sin llegar al punto de incomodidad de otros coches más radicales. La suspensión –independiente en ambos ejes- es firme y de poco recorrido, lo que se traduce en un escaso filtrado de las irregularidades de la calzada. A cambio, se consigue que la carrocería aguante de forma estoica los cambios de apoyo sin rastro de balanceos, permitiendo una conducción rapidísima con una total sensación de seguridad.

La dirección tiene un tacto perfecto, firme en consonancia con las suspensiones, y bastante comunicativa pese a su asistencia eléctrica. En esto tiene más que ver el conjunto total que la dirección en particular, donde el apartado mecánico consigue que el conductor perciba en todo momento los movimientos del chasis, haciendo que en conducción deportiva sea difícil encontrar coches que estén a su altura de diversión y sensaciones.

Prueba: Audi S1 Quattro 231 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

El cambio manual de seis relaciones tiene una palanca de recorridos cortos y precisos, que se convierte en el mejor aliado posible para la filosofía que se ha pretendido dar a este pequeño GTI. Es la única transmisión disponible en la actualidad para la versión “S”.

Hablar de consumos en un coche así es algo que no tiene mucho sentido, ya que en la lista de prioridades de sus potenciales clientes probablemente ocupe una de las últimas posiciones. No obstante he de decir que tras una semana de uso intensivo sin ninguna preocupación por el contador de consumo he registrado una media que por poco no ha llegado a los 11 litros por cada 100 Km. Si lo conducimos a ritmos normales por vías interurbanas conseguiremos un consumo real de unos 7 litros a los 100, unas cifras nada descabelladas para un coche con su potencial.

Prueba: Audi S1 Quattro 231 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

La mejor manera de conocer el potencial de este S1 es llevarlo hacia una zona de montaña, colocar el Audi Drive Select en la posición “Sport” y disfrutar enlazando curvas. En ese escenario será nuestro sentido común el que tendrá que poner los límites, ya que los del coche están bastante lejos de las manos de la inmensa mayoría de conductores. La tracción total es la guinda del pastel en este S1. Su configuración no hace desaparecer el carácter subvirador del chasis, pero gracias a su reparto inteligente del Par entre ambos ejes neutraliza de forma ejemplar las pérdidas de tracción devolviendo al conductor el control de la situación.

El propulsor de dos litros y 231 CV es perfecto para un coche que para la báscula por debajo de los 1.400 Kg. La respuesta al acelerador es inmediata independientemente de las revoluciones a las que circulemos, y las sensaciones son parecidas a las de vehículos de mucha mayor potencia. La buena insonorización hace que el sonido del motor se difumine bastante, y haga necesario circular por encima de las 4.000 vueltas para que el bramido de las cuatro salidas de escape inunde el habitáculo con un sonido que se acaba convirtiendo en adictivo.

Conclusión

Prueba: Audi S1 Quattro 231 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Estamos sin duda ante el rey de los pequeños GTI. Tiene un diseño cautivador, un habitáculo de calidad y un potente conjunto mecánico que tiene la tracción total como elemento que lo distancia de la competencia. El resultado final es un coche que transmite unas grandes sensaciones a su conductor, y que permite circular realmente rápido en prácticamente cualquier circunstancia.

Su punto débil con respecto a sus competidores es el precio de venta, ostensiblemente mayor que el de éstos, que se acerca peligrosamente a cifras de segmentos muy superiores, aunque a su favor hay que decir que ofrece lo que hasta ahora nadie ofrece, y eso debe tener un reflejo en la factura final. No se puede decir que su dotación de serie sea escasa, pero un paquete cerrado con el equipamiento más demandado hubiera servido para ayudar a justificar los más de 34.000 euros de los que parte este S1.

Audi S1 Quattro 231 CV

Si te interesa esta noticia...