Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Peugeot 508 RXH HYbrid4 (parte 1)

3

Recientemente, tuvimos ocasión de probar a fondo durante unos días uno de los productos más tecnológicos que podemos encontrar en el catálogo actual de la firma gala: estamos hablando del Peugeot 508 RXH Hybrid4. Un coche familiar, con la tecnología híbrida diésel del grupo PSA y además un aspecto campero, que gracias a la configuración de su mecánica, nos permite hacer off-road (aunque de una forma bastante discreta, eso sí). Hay muchas cosas que contarte respecto al modelo del que te estamos hablando, así que, toma asiento y ¡adelante!

Diseño

Como puedes ver, el 508 RXH HYbrid4, toma como base el 508 SW, sin embargo, además del gran cambio mecánico que alberga en su interior, también cuenta con otras muchas diferencias estéticas, tanto para proteger los bajos cuando hagamos off-road así como para afianzar la imagen de la variante en sí.

En primer lugar, respecto al 508 SW, el 508 RXH cuenta con una parrilla de mayores dimensiones y con una forma ligeramente distinta. Su paragolpes es específico, y cuenta con tres luces de tipo LED a cada lado, bastante llamativas, porque generalmente la mayoría de coches suelen llevar una única tira de luces diurnas a cada lado. Como anécdota, para que sepáis lo llamativas que resultan (incluso en esta época donde cada vez más coches nuevos incorporan luces LED) una noche, circulando por mi ciudad con el vehículo, me paró la policía local y me dijo que apagara las luces antiniebla. Yo le contesté que eran las luces diurnas, que no se podían apagar y que eran de serie en el vehículo. El policía accedió a dejarme marchar, aunque no parecía muy convencido por mi explicación.

Así mismo, su altura sobre el suelo se eleva 50mm (algo que le permite atravesar mejor los caminos en mal estado), además de contar con unas vías 40 mm más ensanchadas. Alrededor de la carrocería también podemos encontrar las protecciones plásticas, que no se limitan a ser únicamente de plástico negro, puesto que también cuentan con inserciones decorativas.

Por si esto no fuera suficiente, podemos encontrar en lugares como las puertas posteriores o el portón los emblemas identificativos de la variante.

Habitáculo

Estamos ante uno de los modelos más caros del catálogo de la marca, y eso es algo que se nota simplemente abriendo la puerta. Nuestra unidad iba hasta los ojos de equipamiento (así que algunos de los elementos citados aquí no están disponibles en el acabado de serie). Como cuenta con un sistema key-less entry (opcional), no nos hace falta pulsar ningún botón para abrir la puerta, simplemente, acercando nuestra mano, se abre.

Entramos al habitáculo, nos sentamos. Los asientos con tapicería piel nappa (opcionales) engrandecen aún más esa sensación de calidad percibida. A través de los múltiples ajustes, memorias (dos, concretamente) y regulación lumbar los configuramos a nuestro gusto. Le damos al botón de start, y se desplega el display Head-up, y se ponen en marcha el resto de elementos.

Las esferas están compuestas por la siguiente información: temperatura de aceite, temperatura de agua, nivel de carburante, velocidad y funcionamiento actual del sistema eléctrico en lugar de revoluciones (algo típico en coches híbridos). Se agradece que cuente con temperatura de aceite, algo que no suele ser muy habitual.

Si nos fijamos en el volante, podemos ver un número importante de botones, principalmente destinados a controlar funciones de la radio y navegador, detrás de él, encontramos el típico mando de Peugeot para controlar el sistema de control de crucero. Los plásticos que predominan por el salpicadero son mulliditos y de aspecto agradable al tacto. Podemos apreciar también un altavoz en la parte central del salpicadero, destinado a mejorar aún más la calidad de sonido del equipo multimedia firmado por JBL.

Y aprovechando que acabamos de hablar sobre los mandos para interactuar con el sistema multimedia, te preguntarás, ¿qué tal resultan? principalmente, el joystick a la hora de manejar el sistema de navegación y Bluetooth, que es lo que interesa. A mí, personalmente, me ha parecido intuitivo, aunque resulta algo lento a la hora de escribir direcciones, algo que se podría mejorar añadiéndole, por ejemplo, un sistema táctil al joystick.

Entre el volante y panel de puerta, podemos encontrar lo que parece una guantera para depositar objetos. Con sorpresa, tras abrirla, nos encontramos con que no existe ningún hueco, sino una serie de botones adicionales destinados al manejo de diversas funciones: desactivar Stop&Start, desactivar, ESP, regular la proyección del Head-Up, y desactivar el sensor de parking. Un detalle feo, es que, al abrirlo, si incide la luz directamente, deja al descubierto, parte del sistema eléctrico del coche, tal y como se puede apreciar en la foto.

El túnel central está a una altura correcta, ni muy bajo, ni muy alto. En él, podemos encontrar muchas funciones, como los botones y joystick que comandan el control del sistema multimedia y de navegación (porque la pantalla no es táctil), la rueda de control del sistema híbrido, los botones de regulación de la calefacción de los asientos, una guantera, la palanca del cambio, los sistemas de contacto con Peugeot y SOS, así como otros botones para activar el sistema de masaje en el asiento de conductor (en caso de que cuente con la opción), desactivar los sensores de aparcamiento, entre otros. Este túnel central, al igual que la radio, está acabado con un plástico negro brillante, que ya lo he visto empleado en otros modelos y aunque pueda ser muy agradable a la vista por la vistosidad que le da, tiene un gran problema: la predisposición a que aparezcan microarañazos en él. Estos microarañazos, se pueden apreciar en los días más soleados, donde el sol ilumina el habitáculo y salen a relucir sin fijar necesariamente la vista en los plásticos, dando el efecto contrario al deseado. Particularmente, en el túnel central, echo de menos un pequeño hueco portaobjetos donde poder dejar por ejemplo el móvil o las llaves, sin necesidad de tener que abrir la guantera. Es un problema que en general tiene el habitáculo del mismo, porque no tiene apenas huecos para dejar objetos.

En el interior podremos ver en diversas zonas múltiples cromados para darle mayor elegancia al conjunto, como en la parte central del volante, consola central, aireadores… todo eso mezclado con inserciones similares al aluminio. Los paneles de puerta y la guantera también están tapizados parcialmente, para ir en consonancia con la calidad percibida del interior.

El techo panorámico no abatible -de serie en el 508 RXH- le da una amplia luminosidad al interior en los días soleados. Naturalmente, cuenta con una cortinilla accionable eléctricamente a través de una rueda ubicada en el plafón superior por si no queremos dejar pasar la luz del sol. Ese mismo plafón también tiene un botón que nos permite desactivar las luces de las plazas traseras. Tanto las luces del plafón (de lectura y cortesía) como las de las plazas traseras, son de tipo LED.

Para mayor confort de los ocupantes de las plazas posteriores, además de contar con un reposabrazos central delantero con soporte para dos bebidas, también cuentan con un sistema de climatización con dos salidas independientes y un display para poder regular cada uno la temperatura a su gusto.

El maletero cuenta con una capacidad de 423 litros, que a priori, no puede parecer mucho, pero hay que tener en cuenta que las baterías van alojadas en el piso del maletero. Además, tampoco cuenta con rueda de repuesto, siendo sustituido por un kit repara-pinchazos. Si intentamos levantar la moqueta del piso, sólo se despliega el principio de la misma (por tanto, no deja al descubierto el sistema de baterías), para darnos acceso al triángulo de emergencia del coche y a los ganchos desmontables para colgar en las puertas y poder usarlos de percheros (y que, como curiosidad, también cuentan con cromados, signo de que se han cuidado muchos detalles en el acabado de este coche).

Un par de plus a destacar: nuestra unidad contaba con el sistema opcional de apertura de maletero eléctrica (es válido tanto para abrir como a cerrar) y además, la boca de carga no es especialmente elevada, lo que facilita la carga de objetos en el interior del maletero.

Relacionado