Prueba: Toyota Yaris 100 SoHo MultiDrive (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0

Continuamos con el análisis del utilitario de Toyota, el tercero en tamaño de la gama por encima del iQ y el Aygo, más en concreto al provisto con el acabado SoHo. En esta segunda parte veremos aspectos tan importantes como el equipamiento o el comportamiento de este modelo.

En un segmento con tanta competencia como el de los utilitarios, el equipamiento y la seguridad cobran una importancia vital a la hora de decantarse por la compra de uno de ellos.

No menos importante es el comportamiento del vehículo en distintas condiciones, así como el consumo y prestaciones que los modelos ofrecen en un uso realista.

Si te perdiste la primera parte de la prueba en la que analizamos su diseño, habitáculo y mecánica, échale un vistazo aquí.

Equipamiento

Prueba: Toyota Yaris 100 SoHo MultiDrive (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Una de las características principales del Yaris SoHo es su extenso equipamiento de serie, que incluye elementos que en otras versiones sólo se ofrecen como opción.

Entre el equipamiento destacan las luces traseras LED, antinieblas con embellecedor cromado, spoiler trasero, control de crucero con limitador de velocidad, stop&start, volante de cuero con levas y controles multimedia, pantalla táctil con cámara de visión trasera, bluetooth y USB, climatizador bi-zona, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, llantas de aleación de 16 pulgadas, retrovisores exteriores eléctricos, etcétera.

Como ves, de serie viene bastante completo, y sólo le podrás añadir como opción el navegador Touch&Go que nuestra unidad montaba –600 €-. Me ha resultado raro que Toyota haya decidido equipar a este modelo eminentemente urbano con control de crucero, mientras le priva de elementos tan útiles en ciudad como los sensores de lluvia o luz.

Prueba: Toyota Yaris 100 SoHo MultiDrive (equipamiento, comportamiento, conclusión)

En el apartado de seguridad, el pequeño Yaris incorpora siete airbags –frontales, laterales, de cortina y en las rodillas del conductor-, anclajes ISOFIX de tres puntos, control de estabilidad y tracción, ABS y cinturones con pretensor y limitador de fuerza.

El precio de venta de este Yaris SoHo –promociones no incluidas- es de 14.200 euros con el sistema Toyota Touch, y de 14.800 euros si lo equipamos con el navegador Touch&Go. Un precio bastante atractivo si tenemos en cuenta el que ofrecen sus rivales equipados de forma similar.

Comportamiento 

Prueba: Toyota Yaris 100 SoHo MultiDrive (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Es un coche realmente divertido de conducir; está diseñado pensando en la ciudad, y es precisamente ahí donde despliega todos sus encantos. La dirección es suave y el radio de giro pequeño, lo que le permiten moverse con mucha agilidad.

Lo más destacable es el cambio automático, toda una gozada en trayectos urbanos. Funciona de un modo imperceptible para el conductor, manteniendo el motor en la parte baja del cuentavueltas que, ayudado por el sistema Stop&Start, tiene como misión bajar el consumo todo lo posible.

Pese a esto, es complicado conseguir consumos por debajo de los siete litros, -mi media en ciudad fue de 7,3 litros– con una conducción normal. Hay que tener mucho tacto con el pedal del acelerador para conseguir disminuirlo, ya que se dispara en cuanto le pedimos un esfuerzo extra.

Prueba: Toyota Yaris 100 SoHo MultiDrive (equipamiento, comportamiento, conclusión)

En esta versión se han incluido ajustes deportivos tanto en la dirección como en la suspensión, que hacen que este pequeño se mueva con precisión y agilidad, trasladando al conductor una sensación de aplomo y seguridad que se agradece en coches de este tamaño. No tiene un tacto deportivo, pero esta configuración reduce los balanceos de la carrocería y consigue un buen equilibrio entre confort y dinamismo en las suspensiones.

En carretera se comporta bien, pero la respuesta del motor es discreta, lo que nos obligará a conducirlo en un régimen de vueltas muy alto en adelantamientos y otras eventualidades. En autopista a ritmos de 100–120 KMH se consiguen medias de 6 litros y medio.

Las prestaciones se pueden mejorar si seleccionamos el botón “SPORT” situado en la consola central; de este modo el bloque trabajará en la parte alta del cuentavuletas, mejorando ligeramente la aceleración. Recomiendo este modo sólo en momentos puntuales, ya que hace que aumenten notablemente la sonoridad y el consumo.

Prueba: Toyota Yaris 100 SoHo MultiDrive (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Por último, existe la posibilidad de poner la palanca de cambios en modo manual, y realizar las transiciones entre siete relaciones prefijadas desde la propia palanca, o desde las levas situadas tras el volante. Este modo es útil para usar la retención del motor en bajadas pronunciadas, y también si queremos sacar todo el partido a la mecánica. El funcionamiento de las levas es muy bueno, y la transición entre relaciones se hace de forma rápida y suave.

El consumo medio de toda la prueba ha sido de 7,1 litros a los 100. No es mucho si tenemos en cuenta la configuración de motor gasolina y cambio automático, pero tampoco poco para un coche de sus dimensiones. Si queremos mejores registros nos tendríamos que decantar por la mecánica diésel de 90 CV –cuesta lo mismo-, a costa de tener que montar un cambio manual.

Conclusión

Prueba: Toyota Yaris 100 SoHo MultiDrive (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Es un vehículo muy interesante si nuestra intención es darle uso principalmente urbano. El habitáculo es agradable, amplio y de calidad, y el sistema multimedia es excelente, al nivel del montado en coches de segmentos superiores.

Su diseño es atractivo, aunque no hubiera estado mal ofrecer la versión en más colores, con la posibilidad de combinarlos en elementos de la carrocería e interiores como alguno de sus rivales, que se han dado cuenta de que la personalización de los vehículos utilitarios es cada vez más demandada por el público joven.

La caja de cambios automática es una gozada por suavidad y manejo, el complemento ideal para circular por la ciudad, combinado con un motor silencioso y suave.

Es una gran opción que no defraudará a los que buscan un utilitario con estilo, fiable y con un paquete de equipamiento completo, todo ello a un precio contenido.

Lo mejor:
– manejo en ciudad
– equipamiento
– diseño

Lo peor:
– falta personalización
– elementos de equipamiento

Toyota Yaris SoHo MultiDrive

 

Fotos: |Catt|

También podría gustarte