Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿Quieres un Koenigsegg One:1? Vale, pero págalo: 5,5 millones de euros y con 100.000 kilómetros en el odómetro

0

En España tenemos una extraña tradición en la que tendemos a pensar que los coches a partir de los 100.000 kilómetros dejan de ser usables. No es algo que me invente yo, la alarmante cifra de afeitados a los odómetros da buena fe de ello, ya que para muchos, parece que prima más la cifra -que no supere la barrera psicológica anteriormente citada- más que otras cosas más importantes como su estado, manteniento o trato.

Pero conforme vamos subiendo escalones en modelos deportivos, es cierto que resulta cada vez más normal verlos con kilometrajes ridículos: los motivos principales es que son coches de capricho, con un mantenimiento más exhaustivo, más incómodos para maniobrar con ellos y además demasiado cantosos para poder dejarlos aparcados en la calle y poder marcharte sin ninguna preocupación en la cabeza.

Recientemente ha salido a la venta una unidad del Koenigsegg One:1 con un kilometraje que ronda los 100.000 km. Hasta ahí nada normal, pero quizá lo que más te impresione es su precio: nada menos que 5,5 millones de euros. Y ahora te preguntarás… ¿a qué se debe ese elevado precio? la razón principal es fundamentalmente su escasez: sólo 7 unidades fabricadas, de la cual, una de las unidades estaba destinada a las pruebas de desarrollo y el resto para clientes.

Pero también su relación peso potencia (de ahí su nombre): 1.360 CV para 1.360 kg haciendo uso de un V8 de 5 litros con dos turbos. El resultado es que logró vuelta rápida en circuitos como Suzuka, Spa, además de contar en su haber con récords en el 0-300 km/h. De hecho, esta unidad fue precisamente la misma que empleó Robert Serwanski para lograr algunos de los récords batidos por el coche.

El Koenigsegg One:1 es un compendio tecnológico bastante importante, ya que cuenta con un sistema de suspensiones activas que posibilita rebajar al altura de cada eje de forma independiente en función de las condiciones de conducción, emplea compuestos en fibra de carbono aún más ligeros que el Agera R,¿Quieres un Koenigsegg One:1? Vale, pero págalo: 5,5 millones de euros y con 100.000 kilómetros en el odómetro 1  es capaz de funcionar con biofuel, puede alcanzar hasta 440 km/h de velocidad máxima, además de lograr fuerzas de hasta 2G con neumáticos de calle.

Si te interesa esta noticia...