Skoda Mountiaq: El Kodiaq que se transformó en pick-up gracias a un grupo de estudiantes

0

Un total de 35 estudiantes pertenecientes a la Escuela Vocacional de Skoda han presentado por sexto año consecutivo el prototipo llevado a cabo por ellos con más de 2.000 horas de esfuerzo, que en esta ocasión, recibe el nombre de Skoda Mountiaq y se trata ni más ni menos que de un pick-up que se ha realizado sobre al base de un Kodiaq. Como ha sucedido en anteriores ocasiones, no esperes que vaya a llegar a producción, ya que se trata de un mero ejercicio conceptual de sus alumnos.

Para ello, como te podrás imaginar, se han tenido que realizar modificaciones muy profundas en él, empezando por su longitud, que crece de los 4.700 a los 4.999  mm, mientras que su distancia entre ejes se reduce de los 2.791 a los 2.788 mm. También recibe cambios su anchura, que debido a los nuevos pasos de rueda es de 2.005 mm. Su altura crece en 10 centímetros hasta los 1.710 mm.

Skoda Mountiaq: El Kodiaq que se transformó en pick-up gracias a un grupo de estudiantes

La suspensión es específica y ahora las llantas son unas Rockstar II de 17 pulgadas con neumáticos offroad y que gracias a los 29 centímetros de altura libre respecto al suelo, puede salir con soltura fuera del asfalto para enfrentarse a situaciones embarazosas. Cuenta además con un snorkel de admisión, cabestrante delantero, luces LED en el paragolpes delantero, barra tubular en la caja posterior y barra de iluminación sobre el techo.

Para la construcción de la caja trasera, se ha cortado el techo y se han diseñado unos paneles laterales a medida así como la tapa de la caja posterior. Naturalmente, esto también ha supuesto luna trasera y ventanas fijas laterales hechas a medida. La caja posterior, además, cuenta ahora con un piso metálico con doble fondo y barras de anclaje laterales para que nuestra carga vaya segura.

Skoda Mountiaq: El Kodiaq que se transformó en pick-up gracias a un grupo de estudiantes

Su interior también ha sido pasto de las modificaciones, con unos semibaquets en cuero negro y pespuntes de color naranja, color presente también en las alfombrillas, pomo de cambio y volante. El sistema de sonido cuenta con 2.000 vatios de potencia con amplificador y en el techo está el logo de Skoda formado por pequeñas luces LED de color azul.

El encargado de mover al conjunto es el 2.0 TSI de 190 CV con tracción a las cuatro ruedas y caja de cambios DSG de 7 velocidades. Eso sí, la potencia quizá se antoja algo justa para los 2.450 kilogramos que pesa el conjunto.

Si te interesa esta noticia...