Volvo V40 D4 Drive-E: 190 CV y sólo 3,3l/100 km con unas emisiones de 85 g/km

0

El hecho de contar con un propulsor potente está cada vez menos reñido con unos consumos y emisiones ajustados, tanto en modelos diésel como gasolina. Las tendencias del mercado unido a las exigencias en el marco legislativo ha provocado que los fabricantes estén realizando grandes esfuerzos en esta materia.

Y es algo que desde Volvo han sabido hacer muy bien, conjugar la potencia con la eficiencia, gracias a la tecnología i-ART con la que cuentan, que regula la presión por cada inyector de forma individual, que sitúan su último lanzamiento sin lugar a dudas como el más eficiente de su categoría. Estamos hablando del Volvo V40 D4 Drive-E.

¿Y qué es lo que han logrado que nos resulta tan llamativo?

Básicamente, porque de su propulsor de dos litros y 190 CV con 400 Nm de par logran homologar un consumo medio de 3,3l/100 km con unas emisiones de CO2 de 85g/km. Si optamos por la variante Cross Country, su consumo en asociación al cambio manual es de 4l/100 km y unas emisiones de 104 g/km.

Volvo V40 D4 Drive-E: 190 CV y sólo 3,3l/100 km con unas emisiones de 85 g/km 2

Para que te hagas una idea de lo espectacular que resulta su consumo medio homologado, el Volkswagen Polo Bluemotion (mucho más pequeño y menos espacioso que el V40), y equipado con el 1.2 TDI de 75 CV homologa un consumo medio de 3,4l/100 km. Incluso, el Golf Bluemotion con el 1.6 TDI de 110 CV se queda también lejos de la comparativa en proporción, ya que homologa un consumo medio de 3,2l/100 km.

Naturalmente cuenta con una carga tecnológica importante para lograr este consumo, además de la tecnología i-ART anteriormente citada, se suman unos inyectores específicos con una presión de inyección de 2.500 bar, además de otras soluciones como una válvula existente en el sistema de refrigeración para acelerar la fase de calentamiento durante el proceso de arranque en frío (algo que presumiblemente, debería mejorar también su refinamiento, porque ya sabes que hasta que un motor normalmente no alcanza su temperatura de servicio fruto de un ralentí más elevado se transmiten más vibraciones y ruidos al habitáculo).

Si te interesa esta noticia...

Update CMP