Motor, competición y nuevos lanzamientos

530 CV en una Volkswagen T1: Todo gracias a un motor air-cooled de Porsche 996

0

Las Volkswagen T1 son una de las furgonetas más icónicas que podemos encontrar en la actualidad. Y tratándose de un modelo tan icónico, han servido tanto como base para gente que ha querido restaurarlas para devolverlas a sus tiempos mozos, como para otros que lo han querido usar como base para realizar un frankestein  totalmente ilógico pero muy llamativo.

Como sabes, en la Wörthersee se suelen exponer proyectos con preparaciones de todo tipo, algunas muy llamativas e interesantes como esta que te mostramos hoy que se ha presentado en la edición de este año que abrió ayer sus puertas. El creador Fred Bernhard ha tomado como base una Volkswagen T1 del año 1962 para transformarla por completo y hacer de ella una furgoneta tremendamente competitiva, una tarea que le ha llevado nada menos que… ¡6 años! Sí, es un tiempo considerable, pero hacer a conciencia un proyecto de esta índole requiere de mucha paciencia. 530 CV en una Volkswagen T1: Todo gracias a un motor air-cooled de Porsche 996 2

Para empezar, a nivel de bastidor se le ha dotado de unas llantas BBS en 18 pulgadas con neumáticos 285/30 R18, amortiguadores Bilstein, numerosos elementos en fibra de carbono para reducir su peso hasta dejarlo en unos más que aceptables 1500 kg, además de las pertinentes modificaciones para dar cabida al nuevo propulsor.

¿Y de qué propulsor se trata? De nada menos que el de un seis cilindros procedente de un 911 GT3 de la generación 996 entregando nada menos que 530 CV y un par máximo de 757 CV, además de una caja de cambios manual de seis velocidades. El sistema de dirección y frenado se han tomado de un 911 de la generación 993.

Si te interesa esta noticia...