Adivina qué coche es IV

Échale un vistazo a la fotografía. No todos los días se ve un coche de esta manera, y es que está claro que correr a alta velocidad y de forma temeraria en lugares inapropiados puede dar lugar a paisajes variopintos como este.

El accidente se produjo cuando el conductor iba a nada más y nada menos que 160 kilómetros por hora con asfalto húmedo, perdió el control y acabó empotrándose contra un árbol. Con esto, el frontal y el lateral del coche se separaron más de 27 metros.

A pesar de todo esto, el conductor sobrevivió sin muchos problemas. ¿Por qué? Básicamente, ya que gracias a que no tenía el cinturón de seguridad salió despedido a tiempo y pudo evitar acabar muy mal. Otra foto aclaratoria, dentro.

Ford

Esta foto te lo aclara más, ¿no?

Vía: Wrecked Exotics

Si te interesa esta noticia...
Comentarios