Motor, competición y nuevos lanzamientos

Ya es oficial: Alfa Romeo Giulia, o el denominado Ferrari de cuatro puertas

0

El Alfa 4C ya supuso un punto de inflexión importante de cara al posicionamiento que quería adoptar FCA respecto a Alfa Romeo. El Giulia ya es toda una declaración de intenciones, en el que además de ofertar un producto mucho más terrenal en todos los aspectos, no se han escatimado en ninguna de sus virtudes relativas a la deportividad. Pero si además de eso, lo anexionamos al inconfundible diseño italiano, hace que viendo únicamente las fotos llevemos un buen rato salivando.

Desde que comenzamos a ver las primeras fotos espía del Giulia, muchas son las cosas que nos comenzaron a llamar la atención y que apuntaban a que no estaríamos ante una berlina del segmento D con aspecto deportivo más. Y ahora, con todos los datos y fotos oficiales en la mano, dicha tesis queda claramente confirmada. Esta presentación además no es casual: hoy es el 105 aniversario de la marca, y ha sido también el día elegido para su presentación.

Propulsión trasera, reparto de pesos 50/50: una berlina deportiva de verdad

Mientras otras marcas se cuestionan más el uso de la propulsión trasera en algunos de sus modelos a fin de recortar costes, en Alfa Romeo han remado contracorriente y han introducido la propulsión trasera. Y aunque es un pilar importante si buscamos un comportamiento realmente deportivo, no es el único factor, también es el reparto de pesos entre los ejes, que en este caso es de 50/50 unido a un centro de gravedad bajo. Y sí, hay más factores…

También integra una suspensión Multilink trasera, mientras que en el eje delantero apuesta por una suspensión de doble brazo oscilante con eje de dirección semivirtual. Respecto a esto último, según Alfa, el Giulia contará con la dirección más directa del mercado. A estas alturas te estarás frotando los ojos ante tu incredulidad, pero aún hay más…

Ya es oficial: Alfa Romeo Giulia, o el denominado Ferrari de cuatro puertas 2

El Torque Vectoring es otro de los sistemas con los que contará y que permite mediante su doble embrague que el diferencial trasero distribuya el par de cada rueda en el eje trasero, logrando así aumentar su motricidad en situaciones de baja adherencia, permitiendo de esta forma hacer mucho menos invasivo al control de estabilidad.

Otro de los sistemas es el Active Aero Splitter, un sistema que varía la carga aerodinámica del frontal mediante el labio frontal, permitiendo así aumentar la carga aerodinámica del coche en determinados momentos. Los frenos también podrán ser en opción cerámicos y además, el freno integrado con sistema electromecánico fusiona el control de estabilidad con el servofreno tradicional, dando como resultado una respuesta al freno mucho más rápida y eficaz, suponiendo también una reducción de peso.

Y respecto a su peso, se han empleado en su construcción materiales como el aluminio forjado y la fibra de carbono (donde la podemos encontrar hasta en los asientos en función de la versión y acabado). Esto da como resultado que su peso esté situado sobre los 1.500 kg, una cifra que si se corresponde con la QV estaría muy pero que muy bien.

El interior rompe también con los esquemas de la marca

Con el Giulia, desde Alfa han querido romper un poco con la tónica de diseño empleada en los habitáculos de sus modelos más recientes (obviando el 4C, que dada su filosofía es totalmente comprensible su sencillez). Esta sencillez también está extrapolada al Giulia, en cuya consola central encontramos únicamente los mandos de climatización y la pantalla perfectamente integrada dentro de él (algo que nos parece mucho más acertado frente a la pantalla tipo tablet externa por la que apuestan otros fabricantes).

Ya es oficial: Alfa Romeo Giulia, o el denominado Ferrari de cuatro puertas 3

En la consola central encontramos el selector de conducción Alfa DNA desde el que podemos variar el comportamiento del coche, gracias a los modos Dynamic, Natural, Advanced Efficient (por raro que parezca, también han pensado en aquellos que quieran ser austeros con sus consumos) y, cómo no, Racing (sólo disponible en las motorizaciones gordas).

Un Ferrari de cuatro puertas, y no, no es por el color rosso

Su versión más top contará con el impulso del motor 3.0 V6 de Ferrari-Maserati. Se comercializará bajo el nombre de Alfa Giulia QV y contará con la nada desdeñable cifra de 510 CV, realizando el 0-100 km/h en 3,9 segundos. Podemos decir básicamente que esta versión ya nace siendo un futuro clásico, como pueda ser en su día el Lancia Thema 8.32, pero que estaba a años luz de lo que ves hoy en día ante tu pantalla, y no por los años transcurridos y toda la tecnología que ha aterrizado, sino porque era un modelo de tracción delantera.

No todo serán versiones deportivas

Habrán versiones más terrenales, tanto diésel Multijet 2 litros con un rango de potencias que debería oscilar entre los 135 y 210 CV, mientras que la gama gasolina (sin contar el QV) estaría orquestada por variantes sobrealimentadas de cuatro cilindros con potencias entre los 180 y 330 CV, pudiendo ir asociado a cajas de cambio manuales de seis velocidades o de doble embrague. En cualquier caso, estas informaciones aún no son del todo oficiales, de hecho, están rescatadas de meses atrás.

 

Alfa Romeo Giulia

 

Si te interesa esta noticia...