Motor, competición y nuevos lanzamientos

Audi A3 2012, presentación en Palma de Mallorca (parte 2)

0

Tras haber desglosado algunos aspectos sobre el habitáculo y el diseño exterior de la nueva generación del Audi A3 (primera parte), para concluir con la segunda prueba vamos ahora a tratar otros aspectos también importantes como son la gama de motores, sistemas de seguridad y otros aspectos que nos faltan por tratar.

Mecánica

La gama inicial de propulsores del A3 no resulta aún del todo completa, si bien al menos puede las necesidades de una parte muy importante de la clientela fiel al modelo. Y es que la gama no se va a quedar así, puesto que en el futuro llegarán nuevas incorporaciones para suplir algunos huecos aún existentes en la oferta mecánica como por ejemplo un diésel 1.6 TDI de 105 CV, y más tarde también se presentará una variante híbrida y enchufable. Como el propulsor en un coche es una de las partes más pesadas, Audi ha centrado parte de sus esfuerzos en realizar modificaciones en sus propulsores para realizarlos más ligeros sin comprometer por ello su fiabilidad ni longevidad.

DSC_0228wtmk

En gasolina, encontramos en primer lugar un 1.4 TFSI con variantes de 122 y 140 CV. Mención especial requiere la variante de 140 CV (que aún no ha llegado a España pero lo hará próximamente) que cuenta con el sistema cylinder on demand, un sistema de desconexión de cilindros que no suele ser nada típico en motores de cuatro cilindros y que en función de ciertas condiciones se desconectan dos cilindros de forma completamente transparente para el conductor, cuyo proceso tarda entre 13 y 36 milisegundos.

En el siguiente escalón gasolina nos encontramos el 1.8 TFSi de 180 CV que proviene del Audi A5 que combina un sistema de inyección directa + indirecta a fin de lograr mejor eficiencia. El citado propulsor está por el momento sólo disponible con cambio S-Tronic de siete relaciones. Sus prestaciones no nos decepcionaron, más bien al contrario, y es que las cifras sobre papel no engañan: 0-100 Km/h en 7,2 segundos, velocidad máxima de 232 Km/h y unas recuperaciones también bastante buenas. Si a eso encima le sumamos la velocidad del cambio S-Tronic tenemos la fórmula. Además, su consumo medio no es especialmente alto, homologando 5,6l/100 km con unas emisiones de 130 g/km.

Finalmente en diésel tenemos el 2.0 TDI de 150 CV disponible con cambio manual y S-Tronic, que es una evolución del anterior 2.0 TDI de 140 CV, y que ahora cumple la normativa de emisiones Euro 6. También tuvimos ocasión de ponerle la mano encima. Por el momento esta es la única opción si queremos hacernos en estos momentos con un Audi A3 en el que queramos potencia pero sin renunciar a consumos ajustados. Y es que el 2.0 TDI de 150 CV homologa un consumo medio de 4,1l/100 km con unas emisiones de 106 g/km. Sus prestaciones también son destacables, necesitando 8,6 segundos para alcanzar los 100 Km/h desde parado.

Comportamiento

El nuevo Audi A3 cuenta con suspensión McPherson delante y paralelogramo deformable atrás. En función de la versión, podremos contar con suspensión rebajada 15 mm (con el paquete suspensión deportiva), 25 mm si elegimos el kit S-Line y unos amortiguadores de dureza variable. Las unidades que probamos contaban con neumáticos Dunlop SportMaxx RT en medidas 17 y 18 pulgadas.

Aunque en tradicionalmente, el A3 en sus anteriores generaciones, hablando siempre de versiones convencionales no ha destacado por tener uno de los comportamientos más sobresalientes de su segmento, en este caso no podemos decir lo mismo, puesto que la nueva generación del A3 tiene un excelente paso por curva en las variantes destinadas al gran público (y el plano para ponerlo a prueba no podía ser mejor: los múltiples tramos de carreteras ratoneras de montaña de Mallorca), combinado con unas reacciones demasiado nobles (quizá demasiados) gracias a los múltiples sistemas de control electrónico.

DSC_0187wtmk

Y este es precisamente el gran problema que nosotros apreciamos, que podías poner prácticamente al A3 contra las cuerdas sin ser realmente consciente del punto que estabas alcanzando, ya que las sensaciones que transmite al conductor a la hora de ir rápido tanto por insonorización del habitáculo, como por reacciones, así como por las mencionadas ayudas electrónicas no te hacen pensar que estés yendo realmente al límite, y eso es un problema en muchos casos.

Obviamente las posibilidades de tener subviraje son inferiores si optamos a la tracción Quattro, pero en términos generales la gente se quedará más que satisfecha con el comportamiento de la versión con tracción simple. Recomendaría especialmente la tracción Quattro a aquellos que vivan en zonas con climas fríos.

La dirección (asistida electromecánica) también fue algo que nos gustó especialmente, por ser directa y precisa. Respecto al cambio, tuvimos ocasión de probar tanto variantes con cambio manual como variantes con cambio S-Tronic (también denominado DSG en otras marcas del grupo). Respecto al cambio por el que decantarse, aquí viene el dilema: si se le va a dar un uso regularmente deportivo, no aconsejo como opción el S-Tronic, por varios motivos; el primero de ellos que aún yendo en el modo manual si llegas a la zona roja te realiza el cambio a la siguiente marcha automáticamente, y que además en ciertas ocasiones cuando realizábamos conducción deportiva no obedecía a nuestras órdenes a las levas o lo hacía con cierto retraso (pese a que estábamos dentro de un régimen correcto para reducir). Si buscamos el mejor compromiso entre eficiencia, comodidad y deportividad, el cambio S-Tronic es la opción más lógica, pero en la situación citada anteriormente, para nuestro gusto, no.

La nueva generación del A3 también cuenta con el sistema Audi Drive Select, que permite seleccionar entre diversos programas para adecuarse más al tipo de conducción que realice el usuario en cada momento: comfort, auto, dynamic, individual y efficiency. Resulta interesante, porque este sistema actúa sobre varios elementos como la respuesta del acelerador y la dirección asistida. Si contamos con elementos opcionales como la suspensión Audi Magnetic Ride y el cambio S-Tronic, el sistema también actúa sobre estos.

Ayudas a la conducción

La nueva generación del A3 puede contar con un amplio abanico de ayudas a la conducción, tal es el abanico que la marca montó un simulador con una unidad del A3 y una serie de pantallas donde se nos explicaba la función de cada ayuda y podíamos ponerla a prueba virtualmente.

DSC_0165wtmk

 

Empecemos hablando por el Audi pre sense basic. Este sistema entra en funcionamiento cuando los sensores del control de estabilidad detectan una situación irregular, y se encarga automáticamente de tensar los cinturones de seguridad, y en caso de que la cosa vaya a más -por ejemplo, que el coche patine-, sube automáticamente las ventanillas y el techo corredizo.

El control de crucero adaptativo (adaptative cruise control) cuenta con un radar en la parte frontal del vehículo, que va constantemente vigilando a los vehículos colindantes para evitar un accidente. El sistema es más completo que los sistemas de control de crucero adaptativo convencionales, puesto que está compuesto por varias fases. La primera avisa al conductor sobre el peligro mediante señales ópticas y acústicas, la segunda fase una corta frenada y si el conductor continúa sin reaccionar es en ese momento cuando el sistema en su tercera fase activa la frenada de emergencia para evitar la colisión.

Por su parte, el Active Lane Assist es un sistema que funciona a partir de 65 Km/h y que a través de una cámara controla las líneas de la calzada. En caso de pisar una línea sin accionar previamente el intermitente, de forma automática el sistema actúa sobre la dirección para devolver el coche al trazado que le corresponde. Lo más interesante es que este sistema también es capaz de detectar las señales de tráfico de la carretera y lo muestra en el display FIS del cuadro, combinando los datos con los obtenidos por el sistema de navegación para reducir al máximo el margen de error.  Por su parte, el sistema Audi Side Assist nos avisa de la presencia de vehículos en el ángulo muerto a través de los retrovisores exteriores.

Dentro de los sistemas de ayuda al aparcamiento, tenemos dos, un asistente compuesto por cuatro sensores ultrasónicos que nos muestra la distancia disponible a la hora de maniobrar en un aparcamiento. Ya en una escala superior, tenemos el Audi Parking System Plus, que cuenta con un total de ocho sensores alrededor del coche y una cámara, mostrándose todo ello en el FIS y el MMI. Este último sistema también permite realizar un estacionamiento automático del coche, siempre que el hueco disponible sea 0,8 metros más largo que la distancia del coche.

Audi A3 2012, presentación en Palma de Mallorca

Relacionado