A por el Range Rover Sport: Bentley quiere hacer la subida al Pikes Peak con un Bentayga W12 Biturbo

0

Como habrás podido observar a lo largo de estos últimos años, el circuito de Nürburgring se ha establecido para muchos fabricantes como la meca donde poder poner a punto sus versiones de pretensiones más deportivas. A partir de ahí, dependiendo del fabricante y hasta dónde quiera llegar, le sirve luego como pretexto en su comercialización para enmarcar dónde se ha puesto a punto, o en su defecto, mostrar con valentía el tiempo obtenido por encima de sus principales competidores. Es el turno, en este caso, del Bentley Bentayga.

La hegemonía de Nürburgring comienza ahora a bifurcarse hacia otro tipo de pruebas que sean capaces de demostrar cualidades dinámicas y además, en este caso particular, con la archiconocida subida al Pikes Peak (también conocida como la carrera a las nubes). Esta competición es una de las más duras para la mecánica de un coche por los cambios de altitud, ya que parte de los 1.440 metros de altitud hasta acabar en los 4.300 metros tras pasar por 156 curvas y casi 20 kilómetros.

Bentley Motorsport se ha propuesto realizar ahora esta prueba para realizarla con su SUV de 2,4 toneladas y poder llevar al límite todos los sistemas de los que está provisto: barras estabilizadoras activas, amortiguadores adaptativos, la suspensión neumática multimodal y cómo no, su motor W12 de 608 CV con doble sobrealimentación. ¿Cuántos de estos sistemas se mantendrán de serie? Por ahora lo desconocemos, pero el objetivo es llevar el coche a la competición lo más de serie posible para poder competir bajo la categoría “Exhibition”.

Evidentemente, la unidad en cuestión tendrá que recibir modificaciones para velar por la seguridad del piloto, ya sean extintores, asiento de competición dotado de arneses y jaula antivuelco (la combinación con el lujoso interior del Bentley Bentayga debe ser, cuanto menos, siniestra).

El objetivo de esta prueba es posicionarse como el SUV más rápido del mundo en lograr realizar dicha prueba, que actualmente ostenta el Range Rover Sport que logró en 2014 al detener el crono en 12 minutos y 35,61 segundos. Un proyecto muy ambicioso pero que servirá para poner de relieve las capacidades del modelo y todo lo que es capaz de hacer la gran carga tecnológica que lleva en sus entrañas.

Si te interesa esta noticia...