¡Este BMW i3 alemán ha recorrido 277.000 km con los frenos de serie!

0

Ya han pasado casi siete años desde el lanzamiento en 2013 del BMW i3, y por ello, es cada vez más habitual ver unidades con más de 200.000 km que puedan servir como un indicador de fiabilidad o de sus puntos flacos de desgaste prematuro con el paso del tiempo y los kilómetros.

BMW ha comenzado a sacar pecho públicamente con algunas «historias de éxito». Una de ellas, un conductor alemán que ha logrado recorrer en su unidad 277.000 km manteniendo los mismos discos y pastillas de freno de fábrica. Sí, has leído bien.

Como ya hemos comentado aquí en más de una ocasión, los vehículos eléctricos hacen un uso mucho menos agresivo de los frenos gracias al uso de la frenada regenerativa, que en los eléctricos actuales permite emplear las fuerzas magnéticas del motor para frenar el coche, recuperando además la energía que se pierde en la frenada, algo que ha llevado a varias marcas a apostar por la conducción a un solo pedal.

Helmut Neumann, propietario de dicha unidad desde 2004, ha comentado: «además del inmenso placer de conducción, el BMW i3 es simplemente un coche extremadamente económico. Esto se aplica tanto a su consumo energético como a los costes de mantenimiento». Y es que su BMW i3 ha contado de media con un consumo de 13 kWh por cada 100 kilómetros, algo que dependiendo del coste de la electricidad en cada caso, daría como resultado que de media nos encontremos un coste inferior a los 5 euros por dicho kilometraje.

Este propietario también ha sido partícipe del programa de mejora de las baterías ofrecido por la marca, reemplazando la batería original de 60 Ah por una de 94 Ah de alto voltaje, para lograr de esta forma una mayor autonomía y por ende más comodidad en los viajes de larga distancia al requerir menos paradas.

Si te interesa esta noticia...