Ahora sí: El nuevo BMW M5 irrumpe oficialmente con 600 CV y tracción M xDrive con tres modos de funcionamiento

0

Con el fin de plantar cara al Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC de 612 CV y el Audi RS6 Avant de 560 y 605 CV si optamos por la versión Performance, BMW ha introducido de manera oficial -tras las numerosas filtraciones acontecidas durante los últimos días- la nueva generación del BMW M5, esta superberlina pensada para aquellos que quieren aunar un compendio de prestaciones y practicidad, siendo además la versión más radical y potente de la Serie 5.

V8 biturbo de 4.4 litros: La sinfonía que pone nota a sus 600 CV

BMW continúa apostando por los ocho cilindros en el M5. Con la salvedad del E60 que empleaba un V10 -y que le sirvió para desmarcarse considerablemente de su competencia-, todas las últimas generaciones han recurrido a esta configuración, ya sea con o sin sobrealimentación. Y en este caso, han sido todavía más conservadores, empleando el mismo bloque aunque con profundos cambios (turbos de nueva referencia, además de recibir mejoras en lubricación, refrigeración e inyección), y desechando eso sí su caja de cambios, que aunque continúa siendo automática, en lugar de siete relaciones tiene ocho y convertidor de par.

Ahora sí: El nuevo BMW M5 irrumpe oficialmente con 600 CV y tracción M xDrive con tres modos de funcionamiento

El BMW M5 2018 tiene 600 CV de potencia entre las 5.600 y 6.7000 rpm, 750 Nm de par máximo desde las 1.800 vueltas y realiza el 0-100 km/h en 3,4 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 250 km/h limitada electrónicamente, pudiéndose deslimitar hasta los 305 km/h mediante la adquisición de un paquete opcional. Por su parte, los 200 km/h desde parado los hace en tan sólo 11,1 segundos, logrando con un consumo medio homologado de 10,5l/100 km.

La caja de cambios tiene tres modos de funcionamiento, pudiendo accionar también manualmente las marchas con las levas que hay tras el volante.

¿Qué cambios estéticos aporta?

Ahora sí: El nuevo BMW M5 irrumpe oficialmente con 600 CV y tracción M xDrive con tres modos de funcionamiento

Aunque las diferencias son evidentes, no esperes un aspecto diametralmente opuesto del que nos encontraríamos en un Serie 5 convencional. Paragolpes específicos, pasos de rueda sobredimensionados, nuevas entradas de aire, así como alerón trasero, retrovisores específicos, difusor trasero con cuatro salidas de escape y llantas de aleación de 19 pulgadas. Su habitáculo hace gala de unos asientos deportivos M Sport con ajuste eléctrico con tapicería en cuero Merino, además de una instrumentación digital con diseño específico y cuentarrevoluciones en posición central.

Adiós a la propulsión trasera: Hola xDrive con 2WD, 4WD y 4WD Sport

El cambio quizá más polémico en este relevo generacional (que tiene una razón de ser, y es homogeneizarse con sus rivales) es la tracción total xDrive, siendo el único M5 de toda su historia que ha apostado por esta tracción, permitiendo de esta forma una conducción más segura y una mejor motricidad. Pero tiene la peculiaridad de que cuenta con tres modos de funcionamiento: tracción total (4WD), tracción total Sport (4WD Sport) y trasera (2WD). Además, detrás tiene un diferencial activo ‘M’ que distribuye el par entre ambas ruedas.

Materiales más ligeros para compensar los cambios

La nueva caja de cambios o el sistema de tracción total -la novedad más pesada incorporada al conjunto- es evidente que suponen un lastre de peso adicional, y su peso está fijado en 1.930 kg. Para ello, han hecho uso de fibra de carbono reforzada con plástico (CFRP) en algunos de sus paneles como el techo además de aluminio en paneles de carrocería delanteros y capó. Así que podemos decir que el aumento de peso queda compensado en esta generación, y pese a todo, es más ligero que sus rivales directos.

Su debut al público se realizará en el Salón de Fráncfort en Septiembre, donde podremos conocer también sus precios.

BMW M5 2018

 

Si te interesa esta noticia...