Bugatti ha creado la pinza de freno realizada en titanio por impresión 3D más grande del mundo

0

 

Bugatti es el claro ejemplo de una marca que sirve como un escaparate de las capacidades y muestrario tecnológico del grupo Volkswagen y nuevamente vuelven a demostrar ese poderío a nivel de ingeniería, ya que han presentado una de las pinzas de freno más grandes creadas hasta la fecha por la industria por impresión 3D. El logro es doble: por una parte, es el primer fabricante en lograr una pinza de freno impresa por 3D, mientras que por su parte, es también el componente producido más grande realizado en titanio por impresión 3D.

Como sabes, la impresión por 3D cada vez cobra más importancia en nuestras vidas: no sólo se han abaratado para llegar a un gran público, sino que se están estableciendo como estándar en la industria por todas las ventajas que ofrecen frente a los métodos de producción tradicionales.

Bugatti ha creado la pinza de freno realizada en titanio por impresión 3D más grande del mundo

Actualmente el Chiron cuenta con pinzas realizadas en aluminio, sin embargo, esta pinza está realizada en titanio, siendo por tanto también uno de los primeros fabricantes del mundo en hacer uso de este material para la fabricación de dicha pieza, con una aleación especial usada en la industria aeroespecial para los motores de cohetes y componentes para alas. Cuenta con ocho pistones en la parte delantera y seis en la parte trasera, y ofrece varias ventajas frente a las actuales que equipa el Chiron, como es la reducción de su peso a prácticamente la mitad, pasando de los 4,9 kilogramos a 2,9 kg, además de ser más resistente y soportar mejor la fatiga producida por las altas temperaturas.

Para lograr el desarrollo y posterior fabricación, Bugatti se ha aliado con Laser Zentrum Nord, ubicado en Hamburgo (Alemania). Cada pinza tarda de media 45 horas en imprimirse, y durante el proceso, apoyada en cuatro láseres de 400 vatios de potencia, proyecta 2.213 capas de povlo de titanio superpuestas en una de las mayores impresoras 3D del mundo, dando como resultado lo que ves en pantalla.

El siguiente objetivo no es llevarla a producción, sino reducir a corto plazo el tiempo necesario para producirlas antes de empezar a testarlas. El objetivo final, como deducirás, es llevarlas a producción, igual que en el resto del grupo también mover paulatinamente la producción de muchos componentes a la impresión 3D, algo que permitirá ahorrar millones de euros anualmente a los fabricantes de coches.

 

 

 

Si te interesa esta noticia...