Citroën C4 Cactus 2018: Adiós a los Airbumps, hola a los nuevos “amortiguadores progresivos hidráulicos”

1

El cacareado restyling para el Citroën C4 Cactus ya está aquí, y lo hace tal y como habíamos previsto, perdiendo una de sus principales señas de identidad como eran los Airbump, que se presentaron como un elemento revolucionario cuando el coche aterrizó en el mercado para lograr proteger la carrocería contra las agresiones típicas a las que está expuesto un vehículo en un entorno urbano.

Ya de por sí, el hecho de prescindir de los Airbumps supone un importante cambio en su apariencia, puesto que ahora la única reminiscencia que queda de ellos es en la parte inferior de los paneles de puerta, que no creemos que ahí pueda hacer mucho frente a por ejemplo, la apertura de la puerta de un coche que tengamos al lado. Así que queda prácticamente relegado a una moldura decorativa en este caso.

Además de este cambio, ahora también recibe un nuevo frontal con paragolpes de nueva factura, unas ópticas delanteras que aumentan su tamaño, así como la calandra, que también crece en dimensiones. En su zaga, nos encontramos con los pilotos traseros con efecto 3D alargados que le dan un aspecto más actual.

Citroën C4 Cactus 2018: Adiós a los Airbumps, hola a los nuevos "amortiguadores progresivos hidráulicos"

Como resultado de estos nuevos paragolpes, sus cotas varían ligeramente, y ahora es un centímetro más largo (4,17 metros) además de dos centímetros más estrecho por prescindir de los Airbumps (1,71 metros). Su altura además se rebaja cinco centímetros, perdiendo por tanto parte de ese aspecto campero para acercarse más al de una berlina.

Suspensión Progressive Hydraulic Cushions, el primer Citroën europeo en llevarla

Cuando Citroën anunció que iba a dejar de apostar por la hidroneumática, de manera simultánea también hizo otro anuncio: lanzaría un relevo de la misma, no tan avanzado pero sí mucho más económico de producir y del que podrían beneficiarse muchos más modelos de su gama. Pues bien, ese momento ha llegado: en China ya estaba disponible en el Citroën C5 Aircross, pero todavía no había aterrizado en Europa y lo hace de la mano del C4 Cactus 2018.

Estos amortiguadores cuentan con unos topes hidráulicos externos acompañados de otros topes de goma que permiten lograr una mayor progresividad en los movimientos más extremos de la suspensión, logrando mitigar los impactos más fuertes y redundando en una mayor calidad de rodadura y confort.

Sistemas de asistencia y conectividad en la línea del segmento

No podemos tampoco pasar por alto los doce sistemas de ayuda a la conducción, pasando por reconocimiento de señales, alerta de cambio involuntario de carril, frenada automática de emergencia y detector de fatiga, además de aparcamiento autónomo o sistema Grip Control que nos permite modificar el comportamiento del control de tracción para determinadas superficies.

Citroën C4 Cactus 2018: Adiós a los Airbumps, hola a los nuevos "amortiguadores progresivos hidráulicos"

Por su parte, los sistemas de conectividad nos permiten interactuar con nuestro teléfono emdiante MirrorLink, Android Auto o Apple CarPlay, con un navegador cuyos servicios están prestados por TomTom.

Nuevas incorporaciones en la gama de motores

Este lavado de cara también da la bienvenida al motor 1.2 PureTech de tres cilindros y 130 CV acoplado a la caja de cambios manual de seis relaciones, uniéndose ya a los 1.2 PureTech de 82 CV, 1.2 PureTech de 110 CV y el 1.6 BlueHDi de 100 CV que podíamos encontrar en la gama. También, el próximo año veremos llegar el BlueHDi 120 S&S con cambio EAT6.

 

Citroën C4 Cactus 2018

Si te interesa esta noticia...
1 comentario
  1. Ernesto dice

    Pues si que ha perdido la seña de identidad que lo caracterizaba, cono pasó en su momento con el Fiat Múltipla, Suabaru Tribeca, y Nissan Murano, que me acuerde ahora. Espero que en cambio ya se pueda bajar las ventanillas traseras, ¡MENUDO FALLO!. Si André Citroën levantara la cabeza…..

Update CMP