El Corvette C8 contará con una centralita que no se podrá reprogramar: ¿Adiós al aumento de potencia?

0

Una de las marcas que comenzó a erigirse dentro de la industria contra aquellos que modificaban sus coches fue Nissan con el actual Nissan GT-R R35 en su lanzamiento. Para ello, anunciaba que su centralita estaba ‘encriptada’ y era ‘inviolable’. No tardaron más que unos meses en lograr meterle mano y romper por completo todas sus protecciones, dando como resultado que 11 años después esto no suponga ningún inconveniente a la hora de preparar un GT-R sea del año que sea.

Chevrolet planea hacer algo parecido con el nuevo Corvette C8 de motor central. Según el sitio Muscle Cars And Trucks, los ingenieros de la firma estarían trabajando en el desarrollo de una centralita que también estaría encriptada y que iría más allá: se auto destruiría en caso de intentar meterle mano para mejorar las prestaciones de su motor.

Eso sí, cuando hablamos de auto-destrucción, no esperes fuegos artificiales ni una explosión. En este caso, sería algo más discreto y tecnológico: en caso de detectar que alguien está tratando de modificarla, automáticamente pasaría a entrar en un modo ‘recuperación’, donde pasaría a perder todos sus datos, haciendo necesaria su reprogramación de fábrica. Por lo que es de suponer que tras entrar en ese modo, inutilizaría el vehículo, haciendo que este no arranque.

No es la primera vez que Chevrolet apuesta por una estrategia así, de hecho, la actual generación del Corvette C7 ZR1 ya cuenta con un método de protección de este tipo, aunque no tan avanzado ni complejo, por lo que a día de hoy ya ha sido reventado por parte de los preparadores, permitiendo poder meterle mano a los parámetros del mapa que lleva de fábrica.

Y pese a que aseguren que este sistema será «inviolable», no nos cabe la menor duda de que al final se acabará pudiendo romper, al igual que se ha hecho en todos los vehículos que contaban con este tipo de protecciones hasta la fecha.

Si te interesa esta noticia...