Motor, competición y nuevos lanzamientos

El gobierno ruso planea hacer resurgir la marca de lujo ZiL

0

Cuando los altos ejecutivos y personalidades del gobierno de alemania usaban lujosos Mercedes-Benz o BMW, en Francia limousinas Peugeot o en Estados Unidos Cadillac, en la época de la llamada “guerra fría”, antes de la caída del Comunismo, los altos mandos del gobierno ruso recurrían a la marca ZiL, un fabricante especializado en limousinas blindadas y en coches y camiones.

Actualmente ZiL no está desaparecida, pero sus graves problemas económicos la han relegado al mercado de camiones y camionetas, nada que ver con su glorioso pasado. Pero eso puede cambiar, porque el actual presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, ha manifestado su deseo de utilizar un vehículo echo en Rusia, en sustitutición al coche oficial que usa actualmente, un Mercedes-Benz.


Medvedev no es el único que piensa en renacer a ZiL, todo un símbolo del poder de la URSS, sino que el mismo Vladimir Putin, actual primer ministro, ya ha confirmado que también usaría una de las limousinas de la marca rusa, de conseguir que se vuelvan a fabricar.

Parece ser que los primeros pasos ya se han dado para hacer realidad los deseos de las altas instancias del gobierno ruso, y el jefe del Departamento de la Propiedad de Presidencia confirmó que estaban hablando con varias fábricas, por lo que no descartan que, a medio plazo, vuelvan a rodar vehículos de lujo ZiL. Aunque, eso sí, únicamente destinados -al menos en un primer momento- a los jefes del gobierno.

ZiL nació en 1916, siendo la fábrica de automóviles rusa más antigua, y en sus primeros años se llamó ZiS en honor a Stalin, aunque tras la muerte del dictador no perdieron el tiempo en eliminar su nombre y pasar a convertirse en ZiL (de Zavod imeni Lijachova, del nombre de su director, Lijachov). Más o menos como ocurrió, salvando las distancias, con Volkswagen y su primera denominación, KdF, por parte de los nazis.

Vía: La Vanguardia

Si te interesa esta noticia...