Motor, competición y nuevos lanzamientos

El hijo de Max Mosley muere de sobredosis

2

Max Mosley

Max Mosley (en la imagen), el presidente de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) se hizo famoso hace algunos meses, más que por su cargo, por haber sido descubierto “in fraganti” en medio de una orgía con prostitutas de lujo. Aunque las evidencias fueron aplastantes, el dirigente no lo consideró un altercado demasiado grande como para presentar su dimisión, por lo que permaneció en su cargo.

Ahora el apellido Mosley vuelve a estar de actualidad por otro escándalo, pero en éste caso con su hijo, y de consecuencias fatales: Alexander Mosley, de 39 años, fue encontrado muerto en su apartamento de Londres debido a una sobredosis.


La FIA no ha dado mucho más datos en su escueto comunicado, en el que recuerdan respetar el dolor y la intimidad familiar. Desde aquí, por supuesto, damos las condolencias por el fatal desenlace, aunque también debemos recordar que si piden intimidad y respeto son ellos los primeros que deben hacer lo posible por respetar su propia intimidad, no pedir que los demás lo hagan por ellos.

Lo dicho: descanse en paz Alexander Mosley.

Vía: FIA

Si te interesa esta noticia...
  • awelk

    pues anda que tu… te has lucido poniendo una foto suya

  • Scott Hebron

    Es una foto de Mosley como otra cualquiera, yo no tengo culpa que salga con chicas, es su problema. Además, te recuerdo que el pecado no está solo en los ojos del mirado, sino en los ojos del que mira, porque yo ahí lo único que veo es a un señor simulando conducir alegremente. ¿Qué quieres, una foto de él llorando? Lo siento, la FIA no facilita esas cosas en su sala de prensa y la familia me parece que mucho menos ;)

    Peor hubiera sido que hubiera puesto una foto de un drogata con la aguja clavada en el brazo, ¿no crees? No seamos demagogos con estas cosas, que puestos a ser justos, tendría que poner entonces cada día miles de entradas con las fotos de los millones de seres humanos que se mueren de hambre. Yo intento ser ecuánime y no engañar a nadie.