Motor, competición y nuevos lanzamientos

El Honda Insight y CR-Z cesan su comercialización en España

0

Aunque Honda tradicionalmente no ha sido una marca de grandes cifras de ventas en España, recientemente, las bajas ventas de dos de sus modelos de la gama -que no llevaban tampoco mucho tiempo presente en ella, entre 3 y 4 años-, han cesado su comercialización en nuestro país. Y estos dos modelos son precisamente dos modelos híbridos.

Concretamente, estamos hablando de los CR-Z e Insight. El Insight no es ni mucho menos el primer híbrido de la firma nipona en España, ya que la anterior generación del Civic contó con una variante híbrida, que aunque a un precio interesante (y un diseño muy exclusivo, ya que esa carrocería se comercializaba en nuestro país únicamente bajo la variante híbrida), no supo plantarle cara al rey indiscutible en este aspecto, el Toyota Prius. ¿Motivos? principalmente, que su consumo medio homologado y emisiones no argumentaban realmente su compra frente a otros modelos diésel de bajo consumo.

Una gama de Honda en España aún más reducida si cabe

En el caso del Insight, además de ser más algo más gastón que el Prius -aunque también más económico-, también tenía el problema de que plantarle cara a nivel comercial resultaba muy difícil, por el tiempo que el modelo de Toyota lleva ya asentado en el mercado. Todo esto ha hecho que únicamente se lograran comercializar 6 unidades del Insight en lo que llevamos de año y 8 del CR-Z.

Ambos recibieron recientemente una puesta al día, mientras que el CR-Z aumentó su potencia total hasta los 134 CV, plasmándose en una mejora plausible de las prestaciones y recibiendo algunos cambios estéticos como nuevos paragolpes, nuevas llantas, y una gama de colores de carrocería actualizada y otros tantos cambios en el habitáculo. El Insight por su parte, recibió unos faros y paragolpes rediseñados, junto con nuevas tapicerías en su habitáculo y una dotación más completa.

Aunque no he tenido ocasión de llegar a probar el Insight, sí lo he hecho con un CR-Z es un coche que no deja indiferente. Su potencia se antoja ciertamente escasa, pero no por prestaciones que no van acordes, en mi caso, lo supe en el momento que lo probé por una zona de curvas (donde se reflejaba claramente que todo ese conjunto podía soportar perfectamente una potencia mucho más elevada), además del feeling que te hacía sentir el conjunto, como el tacto de la dirección tan preciso, o la caja de cambios manual (una rara avis dentro de los coches híbridos).

Lo cierto es que con esta decisión -justificada, dicho sea-, la gama de Honda en nuestro país se va a quedar aún más raquítica si cabe.

Vía: Engendro mecanico

Si te interesa esta noticia...