Motor, competición y nuevos lanzamientos

El líquido refrigerante HFO-1234yf, en entredicho

0

A principios de año, los legisladores de la UE se pusieron de acuerdo para aprobar una normativa que obligaba a los fabricantes de vehículos a emplear próximamente el líquido refrigerante HFO-1234yf para los compresores de aire acondicionado, ya que según aseguraban reduciría las emisiones contaminantes en Europa su implantación. Actualmente se emplea el estándar R134a.

Sin embargo, la cosa parece haberse torcido. En Agosto, unos ingenieros de Daimler estaban realizando unas pruebas de impacto y en una de ellas el líquido en cuestión se mezcló con aceite del compresor, haciendo que el motor 1.6 Turbo del Mercedes Clase B con el que estaban realizando las pruebas, acabara en llamas. Lo más grave es que el gas resultante es muy tóxico, alcanzó el parabrisas y lo derritió. Naturalmente, la reacción de los ingenieros de Daimler fue de sorpresa, de hecho tardaron en asimilar lo sucedido.

¿Quién se encarga de la fabricación del líquido? Las empresas Honeywell en colaboración con DuPont, que tienen monopolizada la fabricación del líquido en cuestión, algo que le ha servido como argumento para que la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) denuncie eso. Y son precisamente ellas las que han salido a defenderse, alegando que Daimler exageró los resultados de las pruebas de impacto, dando a entender que estaba condicionado para que se produjera el incendio. Por su parte, los ingenieros de Daimler replicaron que sólo realizaron un pequeño agujero en el conducto del refrigerante para conocer su reacción en caso de impacto.

Por su parte, otros trece fabricantes han hecho pruebas similares, si bien aún no han dado a conocer los resultados. Es por ello por lo que la propia Unión Europea ha decidido aplazar la implementación de la legislación que obliga a los fabricantes al uso de dicho líquido, hasta que se puedan conocer mejor las pruebas realizadas por otros fabricantes.

En caso de que finalmente deba desarrollarse otra variante que no arrastre el hipotético problema, esto supondrá un retraso considerable en su implantación, además de un mayor coste para fabricantes y talleres, que presumiblemente se trasladará a los usuarios.

Vía: Automotive news

Si te interesa esta noticia...