El nuevo Range Rover Sport será uno de los modelos más decisivos de la marca

1

Han sido tiempos convulsos para Jaguar Land Rover tras atravesar recientemente varios problemas económicos, pero los ajustes realizados en la compañía unidos al lanzamiento del nuevo Land Rover Discovery que está logrando romper todas las previsiones de ventas de la firma, el futuro se ve más claro. Y por ello, están centrando sus esfuerzos en el desarrollo del nuevo Range Rover Sport, que será uno de los modelos clave de la firma por los enormes márgenes de beneficios que puede dar.

La actual generación del Range Rover Sport llegó al mercado en el año 2013 y se espera que en 2022 deje paso a su sucesor, no sin antes pasar por una actualización que introduzca pequeños cambios estéticos, además de un propulsor de seis cilindros Ingenium mild-hybrid. La primera generación del modelo desarrollada bajo la batuta de Ford pese a haber logrado vender sólo 35.000 unidades anuales, fue el vehículo que más margen de beneficio dio para Ford, una senda que pretende continuarse.

Por ello, en la nueva generación del modelo, seguiríamos encontrando atributos como rendimiento y lujo, además de nuevas tecnologías y propulsores electrificados, pero con una estética que a diferencia del salto disruptivo que hubo entre la primera y segunda generación, en este salto generacional será mucho más conservador para evitar realizar una operación arriesgada por parte del fabricante.

Técnicamente, el cambio más importante será la adopción de la nueva plataforma MLA de Jaguar Land Rover, que se estrenará en el Jaguar XJ y que permitirá a las dos firmas producir híbridos enchufables, 100% eléctricos y mild-hybrid del mismo modelo en una misma línea de ensamblaje. Se espera que esta nueva generación haga uso también de un propulsor V8 de origen BMW, además de un seis cilindros mild-hybrid enchufable e incluso no se descarta la introducción de un motor BMW de cuatro cilindros híbrido.

Vía: Autocar

Si te interesa esta noticia...
1 comentario
  1. Erdoro dice

    Esa denominación de mild-hybrid deben cambiarla, para no engañar a los lectores, pues no es capaz de mover los vehículos en modo eléctrico ni un solo centímetro y muchísimo menos que les den la etiqueta eco